Buscar

Día 1. Llegada a Munich

Una Nochevieja en Munich

Ya os contamos anteriormente en otra entrada el itinerario que hicimos en nuestro viaje que nos llevó a pasar la Nochevieja en Munich y a recorrer parte de los Alpes Austríacos.

¿Por qué Múnich y los Alpes Austríacos?

La Navidad es una fiesta que nos encanta. Pero nosotros, que somos de Murcia, queríamos vivir la experiencia de pasar unas Navidades en algún lugar con mucho frío, con esos mercadillos navideños que tanto nos gustan, con esa nieve que dota a los lugares de una magia especial.

Habían muchos lugares candidatos que estuvimos barajando: Suiza, Dinamarca, Bélgica, Alemania, Austria…..

De entre todos esos, estuvimos viendo itinerarios, fotos, opiniones de otros viajeros, etc.. Por casualidad, vimos en algún blog de viajes (siento mucho no recordar donde) que los autores habían estado en esta zona. Estuvimos echando un ojo y vimos un pueblecito que parece sacado de un cuento: Hallstat.

Hallstat

No nos lo pensamos mucho más, así que ya teníamos el viaje decidido.

Estuvimos mirando vuelos para el día 31 y vimos uno que salía a las 07:15 de Madrid y llegaba a las 09:55 a la capital de la región de Baviera, con lo que tendríamos todo el día para pasear por la ciudad y prepararnos para la noche.

Lo que hicimos fue irnos el día 30 a Madrid a un hotel en las inmediaciones del aeropuerto de Barajas llamado täCH Madrid Airport. Ese hotel disponía de un servicio de transfer al aeropuerto por lo que no nos lo pensamos dos veces a la hora de reservar.

A las 05:00 de la mañana, ya estábamos subidos en el autobús con la maleta llena de ilusión dispuestos a pasar nuestra nochevieja más navideña.

El avión salió puntual y, por lo tanto, a las 10 de la mañana ya estábamos pisando el aeropuerto de Múnich.

Cómo llegar del aeropuerto a Munich

Un aeropuerto tan transitado como el de Múnich, ofrece varias maneras de llegar a la ciudad:

  1. Tren. Las líneas S1 y S8 conectan el aeropuerto con la ciudad. El trayecto te llevará unos 40 minutos. El ticket tiene un coste de 12.8€ (Diciembre 2016)
  2. Autobús (Lufthansa Airport Bus). Une el aeropuerto con la estación central de Múnich. Tiene un precio de 10.5€ y tarda unos 45 minutos en completar el recorrido.
  3. Taxi. Esta opción te puede costar unos 50€ y el trayecto te llevará unos 40 minutos

Nos decantamos por la opción del tren ya que aunque era un pelín más caro que el autobús, creemos que es bastante más cómodo y te evitas posibles atascos que haya en la entrada a la ciudad.

A las 11 de la mañana, ya estábamos en la estación de trenes. El hotel (Dolomit Hotel) que elegimos en Múnich estaba muy cerca de la estación, así que en apenas 10 minutos ya estábamos descargando las maletas y cogiendo la cámara de fotos.

Cuando salimos del hotel, vimos las calles hasta los topes de nieve. Según nos comentaron, la semana anterior había nevado muy abundatemente. Parece que la suerte se había aliado con nostros.

Laura en Munich

Lo primero que queríamos hacer era, como no, visitar la Marienplatz, o lo que es lo mismo, la plaza del Ayuntamiento. Así que dicho y hecho, mapa en mano, comenzamos a caminar hacia nuestro destino. De camino, nos íbamos maravillando con el tremendo ambiente que había en la ciudad.

Munich

Munic 

Cuando llegamos a Marienplatz, nos asombró lo bonito que es el Ayuntamiento.

Sabías que……

El Ayuntamiento de Múnich tiene ni más ni menos que alrededor de 400 dependencias.

Leemos por la web que el Ayuntamiento Nuevo fue construido entre los años 1867-1908. Su fachada tiene 100 metros de longitud y la torre principal 85 metros de altura. Existe la posibilidad de subir a su torre, pero lo malo de estas vistas es que te estás perdiendo lo principal: ¡¡el propio Ayuntamiento!!! Pero entonces, ¿donde podemos subir para admirar Múnich desde las alturas y con buenas vistas al Ayuntamiento? La respuesta la tenéis en la Iglesia de San Pedro que se encuentra a escasos 20 metros de Marienplatz.

No podéis marchaos de Múnich sin subir a la torre de dicha Iglesia. Desde allí obtendréis unas vistas espectaculares:

Ayuntamiento Nuevo

 

Llegaba la hora de comer y se nos había hecho un poco tarde por lo que nos costó encontrar un restaurante abierto. Finalmente dimos con uno cerca de Marienplatz genial. Nos pedimos un par de codillos (muy típicos de Alemania) que nos supieron a gloria. Por supuesto, no podía faltar la tan aclamada cerveza alemana.

Cuando salimos del restaurante, ya era noche cerrada, y es que en estas latitudes, en pleno invierno anoche sobre las 16:30. Nuestra siguiente parada iba a ser una de las cervecerías más famosas y más antiguas del mundo: la Cervecería Hofbräuhaus. Decimos que es de las más antiguas ya que tenemos que retroceder hasta el año 1589 para encontrar su origen cuando por aquellos entonces, abastecía de cerveza a la familia Wittelsbach.

Fue en el año 1828 cuando un decreto la obligó a abrir al público, contando con personajes tan ilustres como Lenin.

Además se convirtió en un importante lugar de reunión de la vida política de la ciudad y del país, ya que en la cervecería se proclamó la República Soviética de Múnich. Como hito importante para el devenir de la ciudad, del país e incluso del mundo, en dicho lugar se acordaron los 25 puntos por los que se iba a regir el partido nazi con Hitler a la cabeza.

Como consecuencia de la II Guerra Mundial, la cervecería quedó completamente destruida en el año 1945 hasta que en 1958 tras una profunda restauración, volvió a abrir sus puertas al público.

Para que os hagáis una idea del tamaño de sus innumerables salones, se estima que cada día pasan por la cervecería unas 35000 personas. Sí, no me he equivocado de número: 35.000 personas!!!!

Cervecería Hofbräuhaus

Entramos a la cervecería e intentamos tomarnos una cerveza pero nos fue absolutamente imposible sentarnos de la gente que había. ¡¡¡No puedo ni llegar a imaginarme la facturación mensual de este local!!!

Tras ver este pedacito de historia de la Múnich, queríamos bajar ese codillo alemán así que anduvimos sin un rumbo definido hasta que llegamos a la plaza del Teatro Nacional donde nos divertimos un rato haciendo el tonto…..

Disfrutando en Munich

¿Hacemos un alto en el camino Laura?

Descansando

Tras seguir andando sin un rumbo fijo, paramos a cenar algo y a prepararnos para vivir una Nochevieja fuera de casa. Como buenos españoles que somos, las uvas las traíamos de casa para llevar la tradición allí donde estemos.

Ahora sí llegaba el momento, aunque….ATENTOS, en Múnich olvidáos del carrillón y de las doce campanadas, nada de nada, te las tienes tú que imaginar!!! Cuando la gente empezó a gritar y a tirar cohetes (en Múnich lo típico es tirar cohetes y petardos para celebrar el Año Nuevo) supusimos que ya habíamos cruzado la frontera invisible que separa un año de otro.

Nochevieja en Munich

Nochevieja en Munich

Ahora sí, sólo quedaba volver al hotel y descansar ya que al día siguiente poníamos rumbo a Austria.

 

 

 

 

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario