Buscar

Día 2. De Palma a Sóller

Un ferrocarril muy especial

Hoy tocaba una primera incursión por la Sierra de la Tramuntana, y para ello, nada mejor que tomar el tren que une Palma de Mallorca con Sóller.

Dicha línea ferroviaria fue inaugurada el 6 de Abril de 1912, siendo una de las pocas que quedan bajo gestión privada.

Para comprender la magnitud de esta obra, hay que situarse por lo tanto, 104 años atrás. ¿Os imagináis hace más de 1 siglo, construir una línea ferroviaria que atravesase una Sierra de Norte a Sur?. Toda la información que necesitéis la podéis encontrar aquí.

dsc_0113 Tren de Sóller

dsc_0109

Existe un ticket combinado (30€ ida y vuelta) que te permite ir de Palma a Sóller y luego coger un tranvía para ir de Sóller a Puerto de Sóller. Nosotros no cogimos el tranvía ya que preferimos visitar Sóller con calma, y además, íbamos a visitar su puerto al día siguiente.

El recorrido en sí, es una pasada. Te adentras en bosques de pinos y atraviesas pura naturaleza a la vez que ves pueblecitos perdidos en medio de la nada. A mitad de camino, el tren hace una pequeña parada en un mirador para ver Sóller desde las alturas.

dsc_0107

Una vez llegados a Sóller, si habéis comprado el ticket combinado, no preocupaos, ya que el tranvía os estará esperando justo al lado del tren.

Tranvía de Sóller

 

Siguiendo la calle, casi de forma natural, llegas a la plaza principal de Sóller: la Plaza de la Constitución.

En dicha plaza se halla, probablemente, el enclave más conocido de la localidad, la Iglesia de San Bartomeu. La iglesia original, fue construida alrededor del año 1236. En las calles colindantes de la Iglesia, todavía se pueden observar distintos elementos como la antigua puerta de entrada a la iglesia medieval, o los restos de la fortificación erigida en el siglo XVI como consecuencia de los ataques turcos que tuvieron lugar en 1561.

 

Iglesia de San Bartomeu. Sóller

La fachada actual es obra de Joan Rubió i Bellver, discípulo de Gaudí.

Una vez vista la Iglesia, os recomendamos que paseéis por una calle que parte de la Plaza de la Constitución, llamada Carrer de sa Lluna. Es la típica calle comercial con tiendas de productos típicos y artesanía de la zona.

 

Carrer de sa Lluna. Sóller. Carrer de sa Lluna. Sóller

Tras dar un paseo por dicha calle, volvimos a la plaza de la iglesia para comer y descansar un poco, y así aprovechar para que Daniel jugase y corretease un poco.

El peque en Sóller

La tarde la terminamos de pasar dando una última vuelta al pueblo y tomándonos un merecido helado, para volver a tomar esa obra de la ingeniería que es el Ferrocarril de Sóller.

 

Tren de Sóller

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario