Buscar

Día 3. Ir de Stavanger a Bergen

Primer contacto

Hoy tocaba una mañana complicada, sobre todo si viajas con niños. Nos tocaba un viaje en autobús desde Stavanger a Bergen. Pero antes de entrar en materia, veamos las opciones que tenemos para ir de Stavanger a Bergen.

Como ir de Stavanger a Bergen

Tienes un montón de opciones. Veámoslas una a una:

Opción1. Ir en coche.

Esto te llevará unas 5 horas de coche aproximadamente. Tienes que tener en cuenta que atravesarás peajes y tienes que tomar un par de ferries.  Los ferries tienen una frecuencia de salida cada pocos minutos, así que no hay que reservar nada online.

Pros:

  • El viaje lo haces a tu medida, paras donde quieres y cuando te apetezca

Contras:

  • 5 horas de coches cansan bastante
  • Alquilar un coche en Noruega es caro.

Opción2. Ir en autobús.

Hay dos compañías (Agosto 2016) que cubren esta ruta. Kystbussen y Nettbuss. Como siempre decimos, recomendamos sacar online los billetes si finalmente te decides por esta opción. El precio para la compañía Kystbussen es de unos 60€ (Agosto 2016)

Pros:

  • Llegas más descansado ya que no tienes que preocuparte de nada

Contras:

  • No puedes parar donde te apetezca

Opción 3. Coger un ferry

A priori, esta parece la mejor opción ya que por un precio de 25€, puedes ir de Stavanger a Bergen y encima vas viendo la costa. Entonces, ¿cuál es el problema? El problema es que el barco sale a las 07:00am y no lo hace desde el puerto de Stavanger si no que lo hace desde otro puerto que está a las afueras de Stavanger.

Ferry Stavanger

Este puerto del que hablamos está a una media hora de Stavanger. Además, si no tienes coche tendrás que coger un taxi que estoy seguro te costará más que el propio trayecto en ferry.

Ten cuenta que si vas a meter un coche en el barco, tienes que sumarle otros 49€.

Opción 4. Coger un avión

El avión cubre el trayecto en unos 40 minutos, pero al final, entre tiempos de espera, desplazamientos, etc…se te van a ir unas 3 horas. Si a eso le sumamos que el precio es más caro y que te pierdes el espectacular paisaje noruego, esta opción no la recomendamos en absoluto.

 

Nosotros elegimos la opción de ir en autobús ya que el coche lo íbamos a alquilar más adelante, y la combinación del ferry no nos parecía adecuada.

Primeras impresiones de Bergen

A las 9 de la mañana, ya estábamos Daniel, Laura y yo en la terminal de autobuses de Stavanger, dispuestos a coger un autobús hasta Bergen. Los tickets se compran en el mismo autobús. Así que una vez cargadas las maletas y el carrito del niño, sólo nos quedaba acomodarnos y disfrutar del paisaje. Como ya dije anteriormente, los autobuses están equipados con sillas para bebés. ¡¡Estos noruegos piensan en todo!!

Una vez que el autobús abandona Stavanger, los paisajes se vuelven sublimes, prados verdes, lagos en cualquier sitio. Estos paisajes harán que no despegues la vista del exterior. Para colmo, cuando coges el ferry, pasas al lado de islotes minúsculos con sus casitas de madera. ¡Qué calidad de vida gastan estos noruegos!

Ferry Stavanger-bergen

Ferry Stavanger-Bergen Ferry Stavanger-Bergen

Las 5 horas se nos pasaron volando, y cuando nos vinimos a dar cuenta, ya estábamos descargando las maletas del autobús y mirando nuevamente el mapa para poder orientarnos y llegar al hotel.

Serían aproximadamente las 4 de la tarde cuando nuestros pies ya estaban gastando la suela de los zapatos. ¿Hay alguna sensación mejor que llegar a una ciudad y disponerte a descubrirla?

Bergen

La primera sensación que tuvimos de Bergen era que es una ciudad muy pero que muy turística, y los precios así lo confirmaban.

Íbamos andando sin rumbo fijo y cada vez nos gustaba más la típica arquitectura noruega en la que predominan las casas de madera.

Casas de madera en Bergen

Tras una hora andando, volvimos al Mercado de Pescado de Bergen situado, cómo no, en pleno puerto. Es un sitio muy turístico en donde poder probar el famoso salmón noruego o la carne de ballena. Hay un montón de puestecillos en los que degustar dichos manjares. Adivinad la nacionalidad de la gran mayoría de camareros de estos puestos……sí, españoles!!!

Mercado de Pescado. Bergen.

Mercado de Pescado. Bergen. Tostada de salmón. Bergen.

Nos pedimos una tostada con salmón, que la verdad y para ser sinceros, no nos pareció nada del otro mundo.

Tras descansar un rato, queríamos ver y fotografiar las típicas casas de colores del barrio de Bryggen sin llegar a adentrarnos en él, eso lo dejaríamos para mañana.

Bryggen

Bryggen Bryggen

Tras una buena sesión de fotos y cenar en algún sitio que ahora mismo no recuerdo, decidimos irnos al hotel a descansar ya que mañana nos tocaba conocer la ciudad a fondo.

Hasta mañana!!

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario