Buscar

Día 8. Llegada a Alesund

Nuestra latitud más septentrional hasta la fecha

Nuestras horas en nuestro espectacular rincón en Geiranger tocaban a su fin, pero la ilusión no decaía ni mucho menos, ya que hoy tocaba llegar a Alesund y dar un paseo por esta coqueta ciudad.

 

Cómo llegar a Alesund

  1. Avión

El aeropuerto de Alesund se encuentra a unos 18 kilómetros de la ciudad. Dicho trayecto se puede cubrir en unos 20 minutos. A dicho aeropuerto llegan las siguientes compañías:

  • Air Baltic
  • Norwegian
  • Wizz Air
  • Scandinavian Airlines
  • KLM

Tenéis toda la información de dicho aeropuerto, así como la manera de ir desde el aeropuerto a la ciudad, aquí.

2. Coche

Si vais desde Geiranger, como fue nuestro caso, esta es la manera más recomendable de llegar a Alesund, ya que en apenas 2 horas y 15 minutos, cubres el trayecto que separa ambas ciudades. En el camino, tendrás que coger un ferry, en el que, nuevamente, no necesitáis hacer ninguna reserva previa, hay plazas de sobra.

A las 9 de la mañana ya estábamos subidos en el coche camino de la latitud más septentrional que habíamos pisado nunca. Pero esta ciudad, tiene una historia bastante triste y a la vez bastante alegre. Y es que, un incendio destruyó por completo la ciudad en 1904. A raíz de aquel incendio, la ciudad fue reconstruida por completo en estilo Jugendstil, o lo que es lo mismo, en estilo art noveau.

Qué visitar en Alesund

  1. Fjellstua Viewpoint

Sin duda alguna, se trata del lugar más conocido de la ciudad. Es un mirador encaramado en una colina que se asoma a la ciudad. Desde dicho mirador, se obtiene una vista privilegiada de la misma.

Vistas de Alesund desde su mirador Vistas de Alesund desde su mirador

Para llegar a este mirador tenéis dos opciones:

  • Subir en coche siguiendo la ruta de cualquier mapa o gps
  • Acometer una subida de 418 escalones que, aunque más agotadora que la otra opción, es más reconfortante ya que vais viendo continuamente las vistas

2. Jugendstil Senteret

O lo que es lo mismo, una antigua farmacia en la queda documentado el singular patrimonio de la ciudad. Este edificio tiene el privilegio de haber sido calificado como el primer monumento en estilo Jugendstil de la ciudad.

Jugendstil Senteret

3. Quién quiera indagar con más profundidad, tiene a su disposición varios museos como el KUBE (Museo de arte contemporáneo), el Sunnmore (con barcos vikingos, construcciones tradicionales y un barco del año 1000) y el museo de Alesund (donde explica todo lo acontecido en la ciudad desde el año 1904). Además también existe un acuario que seguro, hará las delicias de los más peques de la familia.

A las 12 de la mañana, ya estábamos haciendo el check-in en el hotel, justo a los pies del mirador Fjellstua Viewpoint. El día era lluvioso, pero eso no apagaría las ganas de conocer un nuevo destino. Así que, chubasquero en mano y tras dar de comer a Daniel, ya estábamos descubriendo los entresijos de Alesund.

Dejando de lado el mirador, las vistas más bonitas de la ciudad se encuentran en el puerto conocido como Alesundet. Y es que, la estampa de barcos de vela hechos de madera sobre un fondo de casas de colores, da una vista realmente bonita.

Alesundet Alesundet

Tras un pequeño paseo por las calles de Alesund y por la zona de su puerto comercial, fuimos a conocer Alesund desde las alturas. En nuestro caso, puesto que íbamos con Daniel y el tiempo no acompañaba, decidimos ir en coche, aunque creo que lo recomendable es subir andando:

Subida al mirador de Alesund

 

Y es desde arriba, donde obtendréis las mejores vistas de Alesund.

Vistas desde el mirador

Vistas desde el mirador Vistas de la bahía de Alesund

Tras deleitarnos con esas fantásticas vistas, la lluvia hizo acto de presencia y ya no desaparecería en toda la tarde, por lo que no pudimos hacer mucho más. Sólo quedaba despedirnos del sol hasta el día siguiente.

Anochece en Alesund

 

 

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario