Buscar

Qué ver en Consuegra

Conociendo la Ruta del Quijote

Por fin, llegaba el tan ansiado día en el que una nueva aventura comenzaba. 

Aunque el objetivo principal del viaje era conocer Segovia y los Pueblos Negros de Guadalajara, quisimos aprovechar el viaje de ida (lo que nosotros llamamos como un “ya de paso”) para conocer otro pueblo perteneciente a la Ruta del Quijote.

Ya comenzamos esta ruta el año pasado cuando nos acercamos a conocer Campo de Criptana en el que fuera la primera escapada que hicimos la familia al completo (con la reciente incorporación de Hugo, que por entonces, apenas tenía 3 meses de vida).

Molinos del Campo de Criptana

Aunque teníamos que hacer un pequeño desvío, sin duda mereció totalmente la pena ya que tanto los molinos como, sobre todo, el Castillo de la Muela, nos encantaron.

En apenas tres horas y cuarto, estábamos aparcando en la localidad, dispuestos a conocer a esos temibles enemigos de Don Quijote.

Aparcar es muy sencillo, ya que la localidad dispone de un parking gratuito al aire libre. Este parking está situado justo al lado de la Oficina de Turismo. En esta imagen podéis ver la localización:

Lugar donde dejamos el coche en Consuegra

Ahora sí, con el coche aparcado, tan sólo quedaba enfundarnos los abrigos (aunque el día era soleado, hacía fresquete) y comenzar a conocer Consuegra.

Imprescindible en Consuegra

  • Plaza de España

Sin duda alguna, se trata del centro neurálgico de la localidad. Cuenta ni más ni menos que con dos mil doscientos años de historia y es que, actualmente se erige en el mismo lugar en que lo hacía el foro romano. Sin duda alguna, lo que más destaca de la plaza (o por lo menos lo que más nos llamó la atención a nosotros) es el conocido como, Edificio de Los Corredores, donde una impresionante balconada de madera nos da la bienvenida. Actualmente, en dicho edificio se encuentra el Museo Arqueológico Municipal.

Balcón de madera del Edificio de los Corredores

También nos llamó mucho la atención, el arco que une el Ayuntamiento con la Torre del Reloj y es que parece que está hecho con la intención de dar la bienvenida al visitante y advertirle de que está entrando en una plaza con mucha historia.

Torre del reloj de Consuegra

  • Castillo de la Muela

Junto con los molinos, se trata sin duda del gran atractivo de Consuegra. Como curiosidad os diré que antiguamente, el castillo fue ofrecido como un regalo de bodas. Más adelante os lo cuento.

Lugar imprescindible sobre qué ver en Consuegra

  • Molinos de viento

No cabe duda de que se trata del gran reclamo turístico de Consuegra. En total existen doce molinos de los trece que llegaron a poblar el Cerro Calderico, que es como se conoce al cerro sobre el que se asientan los molinos y el castillo. En la actualidad, es posible visitar el molino Rucio, que conserva su mecanismo original.

Imprescindibles sobre qué ver en Consuegra

Aunque es posible subir a pie a los molinos y al castillo, la calle es bastante empinada por lo que os recomiendo subir en coche ya que arriba es posible aparcarlo. La ruta que seguimos nosotros fue algo parecido a lo siguiente:

Ahora que ya conocéis nuestra ruta, ¿os parece si os la desgranamos paso a paso? Vamos allá.

Teníamos claro que primero queríamos andar un poquito por el pueblo antes de subir al Cerro Calderico y qué mejor que comenzar por el que, desde hace dos milenios, es el centro de reunión de los habitantes de Consuegra, su Plaza de España.

Desde el parking hasta la Plaza de España, apenas hay 3 minutos andando. La entrada a la plaza la hicimos por el arco que une el Ayuntamiento con la Torre del Reloj como si de reyes del medievo fuésemos.

Entrada a la Plaza de España

Lo primero que nos llamó la atención fue el Edificio de los Corredores con su espectacular balcón de madera, muy típico de la arquitectura manchega. Fue edificado a lo largo del siglo XVII y aunque hoy en día alberga el Museo Arqueológico Municipal, antiguamente sirvió como alhóndiga, silo y ayuntamiento.

Otro imprescindible sobre qué ver en Consuegra

Seguimos recorriendo con la mirada la plaza y nuestros ojos se iban encontrando con diversos edificios como el Ayuntamiento, el edificio de la Fundación Díaz-Cordovés y Señora y la bonita Torre del Reloj.

Nos encantó esta plaza donde los niños montaban sus bicicletas y jugaban al fútbol ajenos a la vida que transcurría a sus alrededores.

Puesto que se acercaba la hora de comer, no quisimos dejar pasar más tiempo, ya que al ser Semana Santa, intuíamos que los restaurantes iban a estar a tope. Fuimos a parar a un restaurante llamado Casa La Tercia, donde probamos una exquisita carne y unos huevos con jamón, regado con un excelente vino.

Con el estómago satisfecho, proseguimos nuestro camino. Antes de subir a ver los molinos y el castillo, le habíamos echado el ojo a un bonito paseo que lleva hasta la Iglesia de San Juan.

Como siempre decimos, al ir con niños hay que buscar algún momento para que ellos se relajen y se olviden de tanto ir de un lado para otro, así que, puesto que en dicho paseo existe un pequeño parque para los más peques, estuvimos un rato con los niños paseándonos en los columpios y tirándonos innumerables veces por el tobogán jaja.

Lugar donde comimos en Consuegra

Desde este parque tuvimos las primeras vistas de los aclamados molinos. Tras pasear un rato, ya no podíamos aguantar más las ganas de verlos de cerca, así que volvimos al coche dispuestos, ahora sí, a conocer los molinos y el precioso Castillo de la Muela.

Molinos de viento

Según leemos por internet, el primer molino parece ser que data del siglo XVI, aunque no está del todo confirmado. Lo que sí está confirmado es que en el año 1847 existían un total de  diez molinos. Posteriormente se construyeron dos más, llegando hasta los doce molinos existentes en la actualidad (aunque llegaron a haber trece en algún momento dado).

Puesto que por entonces no existían mecanismos eléctricos para orientar las aspas de los molinos, todo debía ser realizado a mano. El proceso es muy curioso.

En la parte alta del molino existen ocho ventanas dispuestas a lo largo de toda la circunferencia del mismo. El molinero, abría estas ventanas y veía por cuál de ellas entraba el viento. De esta manera podía orientar las aspas del molino. Para orientarlas, existía un travesaño unido al cono del molino. Se ataba un animal de tiro a dicho travesaño, y el animal era el encargado de girar el cono y por consiguiente las aspas.

Daniel disfrutando en Consuegra

De los doce molinos existentes, cinco de ellos poseen el mecanismo original: Espartero, Mochilas, Rucio, Bolero y Sancho. Los otros siete, también con nombres muy quijotescos son, Mambrino, Vista Alegre, Cardeño, Alcancía, Chispas, Caballero del Verde Gabán y Clavileño.

El molino Bolero, actualmente hace las veces de Oficina de Turismo (junto con la que os comentábamos anteriormente al lado del parking). Actualmente, se puede visitar el molino Rucio.

Como os decía anteriormente, es muy recomendable que subáis en coche ya que el camino puede hacerse demasiado pesado (sobre todo si hace calor). Arriba tenéis muchas opciones de aparcamiento. Así lo hicimos nosotros, aparcamos el coche, bajamos y…..¡¡dios mío, pero esto qué es!! Hacía un viento terrible. En ese momento entendimos el por qué de la ubicación de los molinos. Sin ninguna duda, podían haber puesto en marcha los doce molinos  y comenzar a moler trigo para tener suficiente harina para este siglo jajaja.

Lo primero que nos llamó la atención, fue que todos los molinos estaban sobre unas plataformas circulares. Más tarde leímos que esto simplemente se debe a que el molino tiene que estar perfectamente vertical para aprovechar al máximo la fuerza del viento.

Estuvimos andando a lo largo de todo el cerro para ver todos los molinos de cerca, a pesar de que el viento se empeñaba en ponérnoslo muy difícil.

Bonita perspectiva de los molinos de Consuegra

Pero como veis en las fotos, el esfuerzo mereció mucho la pena, ya que desde el cerro se obtienen unas fabulosas vistas de todos los molinos y del castillo. 

Como curiosidad, uno de los molinos (Caballero del Verde Gabán) está adaptado como gastromolino, y es que es posible comer en el molino. Toda una experiencia sin duda alguna. Os dejo el enlace por si os interesa.

Tras pasear a lo largo y ancho del cerro, llegaba el turno del bonito castillo.

Castillo de la Muela

Ya en la época romana, existía en este emplazamiento una fortificación. Aunque el castillo actual, nada tiene que ver con aquella lejana fortaleza romana. El actual edificio tiene su origen entre los siglos X y XIII, cuando la Orden de San Juan se hizo cargo del Castillo.

Tras la conquista de Toledo en el año 1085 (¿recordáis la historia de la Piedra Blanca de Toledo?), Alfonso VI siguió hacia el sur conquistando tierras a los almorávides. Pero al llegar a Consuegra, las fuerzas cristianas sufrieron una dura derrota. Posteriormente, la princesa Zaida lo entregó como dote al rey Alfonso VI al casarse con él pasando así a manos cristianas. Lo que no pudo conseguir por la fuerza, lo consiguió por amor.

La gran época dorada del castillo vino de la mano de la Orden de San Juan, cuando establecieron en Consuegra la sede del archivo sanjuanista. Además, establecieron en el castillo la residencia de los grandes priores de la orden.

La entrada al castillo se hace por la poterna, o lo que es lo mismo, una pequeña puerta secundaria que permitía la entrada y salida secreta del castillo. Tras atravesar un pasillo exterior y subir unas escaleras, nos hallábamos frente a la Torre Este que da acceso a la Sala Capitular.

Visitando el Castillo de Consuegra

Seguimos nuestro camino por el castillo para encontrarnos esta vez con el aljibe, que era la estancia encargada de recoger y almacenar el agua de lluvia.

Aljibe del castillo de Consuegra

Probablemente, la zona que más nos gustó fue la estancia dedicada a la ermita debido al excepcional estado de conservación en que se encuentra.

Ermita del castillo de Consuegra

Además, desde el castillo es donde se obtienen, a nuestro juicio, las mejores vistas de los molinos una vez que sales a las terrazas exteriores de las que dispone la fortaleza.

Bonita vista de los molinos vistos desde el castillo de Consuegra

Información útil para visitar el Castillo y los Molinos

  • Sábados, Domingos y festivos:
    • Existe una entrada combinada con un precio de 7€ (Abril 2018) que incluye la visita libre al castillo, la visita al molino Rucio y la visita al Museo Arqueológico Municipal. Los niños entre 7 y 12 años, pagan 3.5€.
    • Si sólo se quiere visitar el molino, el precio es de 1.5€ (Abril 2018)
  • Resto de días:
    • La entrada combinada cuesta 5.5€ (Abril 2018) e incluye la visita libre al castillo, la visita al molino Rucio y la visita al Museo. Los niños pagan 2.5€

En cuanto a los horarios, de Lunes a Viernes abren de 10:00 a 14:00 y de 15:30 a 19:00. Los Sábados, Domingos y festivos, abren de 10:00 a 19:00.

Visitas teatralizadas al castillo

Tenéis una opción muy recomendable, sobre todo si vais con niños, que son las visitas teatralizadas al castillo. Son un tipo de visitas en la que un grupo de actores os harán partícipes, entre otras cosas, de la defensa del castillo. Una persona, caracterizada como juglar, os irá contando la historia del castillo. La duración de este tipo de visita es de 1h30′ y el precio es de 8€. Aunque en la web pone que los pases sólo son sábados y domingos a las 13:00, el día que nosotros visitamos el castillo, había un pase a las 17:30. Así que lo mejor es que llaméis y preguntéis. Os dejo la web oficial donde podéis preguntar y aclarar cualquier duda.

Nota: Si vais con niños pequeños a visitar el castillo, es buena idea que dejéis aparcadas las silletas de paseo de los peques ya que el castillo no es cómodo de visitar con silletas. Mejor hacedlo con una mochila portabebés.

Tras nuestra visita al castillo, dábamos por concluido el día, ya que aún nos quedaban casi un par de horas para llegar hasta nuestro alojamiento.

Al día siguiente, nos esperaba Segovia con Acueducto y su Alcázar a la cabeza. Pero eso ya será otra historia.

Posando con los castillos de Consuegra

 

Posts Relacionados

10 thoughts on “

Qué ver en Consuegra

Conociendo la Ruta del Quijote

  1. Es una zona que no conocemos, pero después de haber visto muchas fotos y de post tan bonitos como el tuyo…me han entrado aún más ganas!!! Los molinos me parecen super fotogenicos y la ruta y toda la información que das me parece genial. Mil gracias por la información!!

    1. latitude

      Muchas gracias por tus palabras Marta!!

  2. Tengo ganas de volver a Consuegra para visitar el pueblo con calma. Me apunto lo del parque porque es una apuesta segura cuando se viaja con niños.

    1. latitude

      Sí, con niños hay que guardar un poquito de tiempo para ellos jeje.

  3. Apuntadísimo!! Desde hace mucho tiempo tenemos pendiente ir a ver los molinos, que nos pillan bastante cerca de casa, pero lo hemos ido dejando, así que me apunto toda la información para poder pasarnos a conocer Consuegra. Muy chulo el post!!

    1. latitude

      Muchas gracias Sara!! Cualquier duda, por aquí estoy.

  4. Me encanta leerte, como siempre, Óscar. A nosotros nos gustó mucho la ruta del Quijote y sobretodo Consuegra. Leyéndote he rememorado aquel viaje tan especial, el primero que hicimos con la peque que tenía 3 meses solamente. Enhorabuena!!

    1. latitude

      Me alegra muchísimo que te haya traído tan buenos recuerdos. Qué bonito es el primer viaje con tus hijos, ¿verdad?

  5. Muy bonito Oscar!!! Estoy deseando conocer Consuegra, a ver si se me logra pronto. Me ha encantado el Edificio de los Corredores y coincido contigo, desde el castillo la vista de los molinos es espectacular. Me apunto todos los consejos, son muy buenos 🙂

    1. latitude

      Muchas gracias Alicia!! En cuanto puedas, tienes que ir!!

Déjanos tu comentario