Buscar

Qué ver en Gamla Stan, el corazón de Estocolmo

Conociendo la maravillosa capital sueca

Llegaba el gran día en el que poníamos los pies en un nuevo país, Suecia. Mucho habíamos leído sobre Estocolmo, como por ejemplo que es una ciudad compuesta por 14 islas, de entre las cuáles sobresale por encima de todas la preciosa Gamla Stan, o lo que es lo mismo, la ciudad vieja.

Si nos ponemos estrictos, Gamla Stan está compuesta por cuatro islas: Stadsholmen, Riddarholmen, Helgeandsholmen y Strömsborg, siendo la primera de ellas la isla principal.

Nuestra meta para este primer día era conocer a fondo los entresijos de esta isla en donde destaca como si de un faro se tratase, el Palacio Real de Estocolmo.

Paseando por Gamla Stan

Tenemos que remontarnos al siglo XIII para encontrar los orígenes de Gamla Stan (y por extensión de Estocolmo), prueba de ello es que la gran mayoría de calles de Gamla Stan está compuesta por pequeñas y estrechas calles adoquinadas, más propias de la Edad Media que de nuestra época.

Teníamos por delante un gran día en el que íbamos a conocer y entender los orígenes de la bella capital sueca, ¿comenzamos?

Sonaba el despertador en nuestro alojamiento de Estocolmo, un bonito hotel situado a escasos 5 minutos andando del Palacio Real. Tras la rutina diaria de despertar y vestir a los peques, desayunábamos en el buffet del hotel. Debo decir que es uno de los mejores sitios en los que he desayunado. No faltaba de nada, desde los típicos dulces hasta todo tipo de panes, frutas, crepes, salmón ahumado,… Además el comedor era grandísimo y muy bien decorado. Todo un acierto. Como siempre, cuando haga el resumen del viaje os comentaré los detalles del hotel así como los precios.

Nuestro hotel en Estocolmo, Downtown Camper by Scandic

Tras nuestro desayuno, nos poníamos la mochila a la espalda y comenzábamos a patear nuestro nuevo destino. Salimos a la calle y…..¿¡¿¡¿esto que es?!?! Un auténtico golpe de calor nos sorprendía a las 10 de la mañana (más tarde averiguaríamos que los Suecia estaba atravesando una ola de calor justo en las fechas de nuestro viaje). El termómetro marcaba 30ºC pasadas las 10 de la mañana, algo muy poco común por estas latitudes.

Lo primero que hicimos fue acercarnos a los muelles de Stromma para reservar un paseo en barco que haríamos por la tarde.

Esperando en los muelles de Stromma

Voy a hacer un pequeño inciso para hablaros de algo muy recomendable para ahorraos un dinerillo si tenéis pensado visitar y hacer muchas actividades en Estocolmo, estoy hablando del Stockholm Pass.

Stockholm Pass

Por todos es sabido que Suecia, y por lo tanto Estocolmo, es una zona cara para el estándar español.

Sin embargo, nuestros amigos suecos han creado un pase turístico en el que se incluyen muchísimas actividades (muchas más de las que vais a hacer en vuestra visita). Además, lo bueno de este pase es que incluye prácticamente todo lo interesante de la ciudad por lo que no tendréis que desembolsar ningún dinero adicional a la compra del pase.

El pase es caro, pero es que las atracciones de Estocolmo lo son aún más, con lo que toca rascarse el bolsillo sí o sí.

El Stockholm Pass lo podéis adquirir en la web oficial. Tenéis pases para 1, 2, 3 o 5 días, siendo los precios los siguientes:

  • Pase de 1 día: Adultos 580.5 SEK, niños 290.7 SEK *
  • Pase de 2 días: Adultos 760.5 SEK, niños 380.7 SEK *
  • Pase de 3 días: Adultos 940.5 SEK, niños 470.7 SEK *
  • Pase de 5 días: Adultos 1210.5 SEk, niños 605.7 SEK *

*Precios válidos en Agosto de 2018. 1 Eur = 10.3 SEK. 

Además, con vuestro pase podéis comprar la TravelCard con la que tendréis acceso ilimitado al transporte público. Aquí os dejo toda la información de los precios.

Con nuestro paseo en barco ya reservado, comenzamos nuestro camino dirigiéndonos a Gamla Stan. El paseo (a pesar del calor que hacía) se hizo muy agradable. Por el camino vimos desde fuera la majestuosidad del Palacio con sus bonitas  fuentes en forma de cascada que adornan el exterior.

El Palacio Real es algo de lo que ver en Estocolmo

Ya nos impresionó su tamaño y es que, se trata de uno de los Palacios Reales más grande del mundo…y damos fe de ello.

Cómo nos gustó el Palacio Real de Estocolmo

Debido a que eran las 11 de la mañana, decidimos no entrar todavía al Palacio ya que a las 12 era el afamado cambio de guardia, y estábamos interesados en verlo. Así que, para aprovechar la hora que faltaba, nos acercamos a la bonita plaza Stortorget, punto de reunión de habitantes y turistas de la ciudad.

La colorida plaza de Stortorget en Estocolmo

Sin ninguna duda, se trata del punto más bonito de la ciudad. Flanqueada por bonitos edificios de colores, recuerda a una típica plaza medieval donde sólo faltan los carros tirados por caballos.

La plaza tiene un pasado bastante triste. Y es que corría el año 1520 cuando el rey Cristian II dio comienzo a lo que se conoce como Baño de Sangre de Estocolmo, durante el cual decapitó y colgó a noventa personas debido a que eran afines a Sten Sture, acérrimo enemigo de Cristian II.

Si uno logra abstenerse de tan cruenta historia (y de los cientos de turistas que allí se agolpan), disfrutará enormemente de una coqueta plaza. Mire donde se mire se aprecia la belleza del lugar.

Plaza de Stortorget en Estocolmo

Espectaculares edificios en la Plaza Stortorget

Tras un buen rato admirando la bonita plaza, nos dirigimos a una de las calles más turísticas de la ciudad. La calle se llama Västerlanggatan y atraviesa Gamla Stan de norte a sur. Se trata de la típica calle donde las cafeterías y las tiendas de souvenirs se agolpan para captar a los turistas con ganas de dejarse el dinero aquí. La verdad es que la calle es bonita aunque nada espectacular que no hayamos visto en cualquier otra ciudad.

Paseando por una calle de Gamla Stan

Lo curioso de esta calle se encuentra al final de la misma, y es que de esta calle sale un callejón perpendicular llamado Mårten Trotzigs gränd (sí, lo reconozco, el nombre lo he copiado de Google jeje) conocido por ser el más estrecho de Suecia (y uno de los más estrechos del mundo, aunque no tan estrecho como aquel que vimos en Praga en donde incluso existía un semáforo ya que era imposible que pasasen dos personas a la vez).

Os presento la calle más estrecha de Estocolmo

De ahí, continuamos por la calle Österlånggatan hasta llegar nuevamente al Palacio Real (Kungliga Slottet en sueco). Laura, ¿qué miras con tu nuevo amigo?

Disfrutando de Estocolmo

Se hacía la hora del cambio de guardia del que os hablábamos antes. Llegamos muy confiados a la plaza del Palacio Real y ¡¡sorpresa!!, como diría el mítico Dúo Sacapuntas….¡¡¡la plaza estaba abarrotá!!! Nos fue totalmente imposible ver nada del cambio de guardia, así que recordad, si estáis interesados en verlo, id mucho antes de las 12 para coger sitio.

Con esta pequeña decepción, nos dispusimos a entrar en el Palacio Real para verlo por dentro.

Precios y horarios del Palacio Real de Estocolmo

El precio es de 160 SEK para los adultos y de 80 SEK para los niños (Agosto 2018).

En cuanto al horario depende de cuando vayamos a visitarlo:

  • De Octubre a Abril, todos los días de 10:00 a 16:00
  • De Mayo a Junio y Septiembre, todos los días de 10:00 a 17:00
  • De Julio a Agosto, todos los días de 09:00 a 17:00

Si vais con vuestro Stockholm Pass, la entrada es gratuita.

El Palacio es una enorme mole cuadrada de ladrillo con un ala semicircular (que es el patio en donde se hace el cambio de guardia). Actualmente este Palacio no es la residencia oficial de los reyes (que se encuentra en el Palacio de Drottningholm), sino que se limita a ser escenario para actos de representación cuando el rey actúa como Jefe de Estado.

Posando en familia en el Palacio Real de Estocolmo

Este Palacio tiene sus orígenes en el siglo XIII cuando, sobre este mismo lugar, se alzaba una torre y una fortaleza. Poco a poco, esta fortaleza fue creciendo en tamaño hasta llegar a convertirse en Palacio, que se conoció como Tre Kronor, en honor a las agujas existentes en la torre original. A finales del siglo XVII, sobrevino un incendio que derrumbó casi por completo el palacio de Tre Kronor. A lo largo del siglo XVIII, se comenzó la construcción del actual Palacio que se extendió durante 60 años aproximadamente.

Tras coger nuestras entradas, comenzamos la visita. Lo primero que vimos fue la Capilla Real. Dicha capilla fue inaugurada en 1754 sin sufrir prácticamente ningún cambio desde entonces. Está decorada con mármol verde y blanco con toques dorados y unos frescos realmente exquisitos. A nosotros personalmente nos encantó la decoración.

Visitando la capilla del Palacio Real

Tras la visita a la Capilla Real, continuamos con la visita del Palacio propiamente dicho. Lo primero que vimos fue la típica sala en donde se encuentran los vestidos de gala de la realeza.

Conociendo el Palacio Real por dentro

Seguimos la visita conociendo los típicos despachos y habitaciones que podemos ver en cualquier Palacio (¿recordáis nuestra experiencia en el Palacio de Aranjuez?).

Espectaculares pasillos del Palacio Real de Estocolmo

Desde luego, el lujo rebosaba en el interior. Lámparas de araña, cientos de cuadros, tapices, frescos en el techo…todos formaban un espectacular conjunto que nos hacía ver que la realeza no vivía nada mal.

Más estancias del Palacio Real de Estocolmo

Tras empaparnos bien de la forma de vida de la realeza sueca, dimos por finalizada la visita al Palacio Real y salimos a la calle a tomar un poco el aire (aunque hacía bastante calor). Os recomiendo que os acerquéis a la fachada norte del Palacio ya que las vistas de la ciudad son muy bonitas.

Vistas desde el Palacio Real

Nuestro siguiente objetivo era la Catedral de San Nicolás (Storkyrkan), junto al Palacio Real. Esta iglesia aparece por primera vez en un documento de finales del siglo XIII, lo que hace que tenga algo más de siete siglos de antigüedad. Aunque realmente, su condición de Catedral no llegó hasta el año 1942 cuando se creó la diócesis de Estocolmo.

Precio y horario de Storkyrkan

De Enero a Abril, todos los días de 09:00 a 16:00

Mayo y Septiembre, todos los días de 09:00 a 17:00

Junio, Julio y Agosto, todos los días de 09:00 a 18:00

De Octubre a Diciembre, todos los días de 09:00 a 16:00

El precio es de 60 SEK por persona (Agosto 2018). Si tenéis el Stockholm Pass, la entrada es gratuita.

Por dentro, la Catedral es muy vistosa. Está recubierta de ladrillo visto rojo con altas columnas terminadas en unas preciosas bóvedas.

Interior de la Catedral de Estocolmo

Sin ninguna duda, lo que más nos gustó fue la espectacular estatua que representa la leyenda de San Jorge y el Dragón.

Estatua de San Jorge y el dragón en la Catedral de Estocolmo

También nos gustó mucho un cuadro que representa un curioso fenómeno atmosférico conocido como halo solar. Debido a este fenómeno, en el cielo se puede apreciar una especie de arcos de luz alrededor del sol. Este fenómeno fue visto en Estocolmo el 20 de Abril de 1535. El pintor Urban Målare, retrató dicho fenómeno en papel, aunque el cuadro original se perdió, y lo que se puede ver hoy en día es una copia exacta del año 1636.

Cuadro del fenómeno solar que ocurrió en Estocolmo

Una vez vista la Catedral, nos fuimos paseando a la pequeña isla de Riddarholmen, situada justo al lado de Gamla Stan. El objetivo de esta visita era el de tener la mejor panorámica que se puede tener del bonito Ayuntamiento de Estocolmo.

Tras un agradable paseo, el majestuoso Ayuntamiento se alzaba ante nosotros.

Vistas del Ayuntamiento de Estocolmo

La construcción del edificio comenzó en el año 1911 prolongándose hasta 1923. La obra corrió a cargo del arquitecto sueco Östberg, el cual construyó el Ayuntamiento en un vistoso revestimiento de ladrillo rojo. Así mismo, dotó al edificio de una llamativa torre que es sin duda el gran símbolo del Ayuntamiento.

Visitando el Ayuntamiento

Lo primero que tenemos que tener claro es que este edificio no es ningún museo sino que es un lugar de trabajo por lo que es fácil entender que no es posible visitar el edificio por cuenta propia, si no que hay que hacerlo mediante una visita guiada (disponible en español los meses de Julio y Agosto). Sin duda, las salas más conocidas son la Sala Azul y la Sala Dorada, donde cada año se celebra la cena de gala y el baile correspondiente a la ceremonia de los Premios Nobel.

En cuanto a los precios:

  • De Abril a Octubre, la entrada general cuesta 110 SEK ( unos 10.5€, Agosto 2018)
  • De Septiembre a Marzo, la entrada general cuesta 90 SEK (unos 8.5€, Agosto 2018)

Los horarios depende mucho de la época e incluso de los días, así que para que lo tengáis más claro, os dejo un enlace muy interesante en donde vienen los horarios de las visitas.

Estuvimos un buen rato admirando el edificio y paseando por la isla de Riddarholmen en la que nos encontrábamos.

Vistas del Ayuntamiento de Estocolmo desde la isla de Riddarholmen

Tras esta visita, llegaba la hora de nuestro paseo en barco que habíamos reservado por la mañana, así que pusimos rumbo al muelle de Stromma desde el que salía el barco. De camino al muelle teníamos unas preciosas vistas de la bahía de Estocolmo donde bellísimos edificios se desplegaban ante el incasable objetivo de nuestra cámara.

Paseando por la bahía de Estocolmo

El tour que elegimos se llamaba Royal Canal Tour. Es un paseo muy ameno que se completa en apenas 50 minutos y que discurre alrededor de la isla de Djugarden

Desde el barco pudimos ver muchos de los edificios y atracciones que están situadas en la orilla de dicha isla. Una de los edificios que más nos gustó fue el que alberga el museo Vasa (que visitaríamos dos días más tarde).

Museo Vasa visto desde nuestro paseo en barco

El barco está dotado con audioguías disponibles en muchísimos idiomas por lo que no tendréis problema alguno en enteraros de lo que estáis viendo.

Edificios de la isla de Djugarden

Terminado el paseo en barco, no teníamos ganas aún de irnos al hotel así que nos dirigimos de nuevo a Gamla Stan con el objetivo simplemente de pasear y relajarnos un poco.

Daniel y Laura disfrutando de Gamla Stan

Daniel, Hugo y Laura disfrutando de Gamla Stan

Con este paseo, dábamos por terminado el día. Un día que dio mucho de sí en el que Estocolmo, y más concretamente, Gamla Stan nos conquistó.

Nuestra toma de contacto con Suecia no podría haber sido mejor. ¡¡Y el viaje no había hecho más que comenzar!!

Posts Relacionados

4 thoughts on “

Qué ver en Gamla Stan, el corazón de Estocolmo

Conociendo la maravillosa capital sueca

  1. Como me gusta Estocolmo!!! Y veo que a vosotros también. Por cierto,tienes una foto con tus niños que detrás de hay un bar “Grillska Huset”, pues allí en esa terraza nos tomamos un café compartiendo mesa con los lugareños. Ainss que recuerdos.
    Un gran artículo Oscar, me ha encantado 🙂

    1. latitude

      Nos echamos una foto en ese lugar porque nos pareció muy bonita. Sabia elección la de hacer un descanso en ese lugar!!!

  2. Me agrada no haberme perdido ninguna entrada durante el tiempo que hemos estado fuera.
    Y veo que no habéis perdido el tiempo este verano ¡Qué entrada más estupenda! Es una auténtica delicia la cantidad de información que proporcionáis.
    No es que me detenga sólo en asuntos menores, pero es que me ha impresionado mucho la pintura del arco solar porque, precisamente este verano, vimos uno estando de viaje -nunca habíamos contemplado ese fenómeno- así que lo hemos fotografiado hasta la saciedad e, incluso, lo colgamos en nuestras RRSS. Por eso me llama la atención. Buscaré el autor y la obra porque el tema me invita a saber más.
    Un abrazo. Me alegro que todo haya ido bien y hayáis disfrutado.

    1. latitude

      Hola Macarena!!! Qué alegría verte de nuevo por aquí!! Pues la verdad es que este verano no hemos parado y prueba de ello es que no hemos tenido tiempo de actualizar prácticamente nada en la web. A ver si ahora que empiezan los colegios podemos continuar con la marcha!!
      Debe haber sido increíble ver ese fenómeno solar en directo y que lo hayáis podido fotografiar. Un saludo!!!

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.