Mezquita Azul
Turquía

Estambul en 5 días. Conociendo la perla de Turquía

Corría el año 2014 cuando decidimos que ese año saldaríamos cuentas con uno de los países que más nos fascinaban desde que nos picó el virus viajero, Jordania. Desde bien pequeñito, me interesé por ese lugar que el intrépido Indiana Jones descubría en su película “Indiana Jones y la última cruzada”. Así que no nos lo pensamos y comenzamos a buscar vuelos para llegar a Jordania. Nuestra agradable sorpresa vino cuando descubrimos que  la gran mayoría de vuelos hacían escalas en ciudades intermedias. Nuestros ojos se posaron inmediatamente en la compañía Turkish Airlines con su escala en Estambul. Cuando juntas a dos locos por los viajes y ves una ciudad como Estambul de camino a tu destino final, es difícil resistirse a ella. No nos lo pensamos ni un instante y decidimos hacer una pequeña escala de…5 días jeje. Aunque pueda parecer excesivo, creedme si os digo que 5 días son perfectos para descubrir una ciudad con tanto patrimonio cultural como Estambul. ¿No nos creéis? Pues seguid leyendo porque os contamos cuál fue nuestro planning para conocer Estambul en 5 días.

Viendo una bonita panorámica de Estambúl

Días necesarios para conocer Estambul

Es necesario un mínimo de planificación para conocer una ciudad tan grande como Estambúl. Cuando os pongáis a ver todo lo que ver en Estambúl, descubriréis que tenéis a vuestro alcance decenas de visitas por lo que, salvo que os tiréis 2 semanas en la ciudad, no os quedará otro remedio que seleccionar aquellas que más os interesen. A pesar de esto, el mínimo de días que os recomiendo es de 3 días completos. Si estáis menos, os váis a dejar muuuuchas cosas en el tintero y os iréis con la sensación de haber visitado la ciudad a medias. Para nosotros, la cantidad de días ideal para ver la ciudad es de 5

Cuando visitamos Estambúl, lo hacíamos aún sin niños, por lo que el ritmo de visitas era mucho más alto que el que llevamos a continuación y, sin embargo, os podemos asegurar que fueron 5 días muy intensos en los que no paramos de ver cosas.

Conociendo el Palacio de Topkapi

Día 1. Conociendo el lado asiático de la ciudad

Quisimos comenzar la visita a la ciudad conociendo su lado asiático. Como seguro que ya sabéis, Estambul es una de las 4 ciudades que descansan sobre dos continentes (las otras 3 son Suéz, Atyrau y Oremburgo). Aunque la gran mayoría de enclaves turísticos se encuentra en su lado europeo, es desde el lado asiático desde el que podremos obtener una de las mejores panorámicas de la ciudad.

Preciosa vista de Estambúl

Este distrito de la ciudad tiene el nombre de Üsküdar y cuenta con más de medio millón de personas. Nuestra recomendación es que lo visitéis por la tarde/noche ya que las vistas desde allí con el sol poniéndose sobre los minaretes de las numerosas mezquitas de la ciudad son de esas que quitan el hipo.

Además, el paseo que recorre las orillas del Bósforo está plagado de pequeños bares sobre los que tomar un delicioso té observando esa preciosa estampa de Estambúl con sus minaretes recortando el horizonte.

Tomando un té con Estambúl al fondo

Día 2. Palacio de Topkapi y Santa Sofía

Aunque Estambúl entera es una auténtica maravilla, sin ninguna duda son 3 los lugares turísticos que acaparan la fama mundial de la ciudad.

El primero de ellos es el impresionante Palacio de Topkapi. Situado en el extremo del conocido como Cuerno del Oro, fue durante 5 siglos el centro administrativo del todopoderoso imperio otomano.  Hoy en día, tras el traslado de la sede imperial al Palacio de Dolmabahce a mediados del siglo XIX, Topkapi funciona como un espectacular museo de aquella época imperial de dominio absoluto de los otomanos. Está compuesto por una serie de habitaciones y jardines visitables por los turistas entre las que destaca el increíble harem. Además, sus espacios al aire libre desde los que observar el Bósforo, hacen que no sea para nada una visita pesada quedando encuadrada, sin ninguna duda en nuestro Top 3 de Estambúl.

Llegamos al Palacio de Topkapi

Pero si de maravillas hablamos, no tenemos duda de que el Top 1 tiene nombre y apellidos, y además bien merecidos. Hablamos por supuesto, como no podía ser de otra manera, de Santa Sofía. Y es que, un edificio que ha servido como catedral ortodoxa, catedral católica, mezquita, museo y de nuevo mezquita, ya nos hace pensar que se trata de algo realmente excepcional. Sus muros son un auténtico crisol de culturas que el tiempo se ha encargado de mezclar. Es ese tipo de edificios que, cuando los tienes cara a cara, te das cuenta que el viaje ya ha merecido la pena. Algo parecido a lo que nos pasó cuando visitamos el Panteón romano, o el impresionante Coliseo.

Imponente Santa Sofía

Realmente es un lugar que te deja sin palabras. El simple hecho de pensar en toda la historia que atesoran sus muros y en todos los acontecimientos que se han vivido con Santa Sofía como eje principal, hace que te recorra un pequeño escalofrío de satisfacción desde los pies al último poro de tu piel. Es uno de esos lugares que todo viajero que se precie debe visitar al menos una vez en la vida.

Día 3. Mezquita Azul y Cisterna de Basílica

No descubrimos nada si decimos que son cientos las mezquitas que pueblan Estambul, y a cada cuál más bonita que la anterior. Pero, entre todas, nos quedamos con la impresionante estampa exterior que ofrece la Mezquita Azul.

Situada justo enfrente de Santa Sofía, ocupa el lugar que antaño ocupara el Gran Palacio de Constantinopla. Por fuera, es un impresionante edificio que consta de 6 minaretes, algo muy poco usual en las mezquitas de Estambul. De hecho, hasta la construcción de la mezquita de Çamlica en 2016, era la única mezquita con dicho número de minaretes. Por dentro, sus cientos de mosaicos azules, dan nombre a tan precioso edificio. Para nosotros, la estampa más bella se obtiene de noche, cuando a un lado la ciudad queda dominada por Santa Sofía y, justo enfrente, se alza la todopoderosa Mezquita Azul.

Una de nuestras vistas favoritas de Estambúl

Para completar la visita a esta zona de Estambul, nada como acercarse a conocer un pedacito de historia sumamente importante. En época romana, se construyó un acueducto para proveer de agua a la ciudad, conocido como Acueducto de Valente (aunque para nosotros nada comparable al increíble Acueducto de Segovia). Este acueducto era el único medio que proveía de agua a la ciudad. Debido al miedo de los bizantinos a que su ciudad fuese asediada y, con ello, el acueducto destruído, idearon la construcción de un montón de cisternas subterráneas (hoy en día existen en la ciudad unas 60). Entre todas ellas, la más importante y más grande es la conocida como Cisterna Basílica que proveía de agua al Gran Palacio de Constantinopla y posteriormente al Palacio de Topkapi.

Interior de la Cisterna Basílica

Es increíble poder ver esta enorme cisterna por dentro. Sin ninguna duda, tuvo que ser un reto impresionante para la época de la que estamos hablando. Además, en este recinto podemos encontrar las famosas columnas con las cabezas de Medusa, de origen totalmente desconocido. Se cree que fueron traídas de algún edificio romano simplemente con el objetivo de aprovecharlas para algo, pero nada se sabe de qué edificio provenían o si se pusieron allí por algo más. Uno de los muchos misterios de la humanidad.

Cabeza de Medusa en la Cisterna Basílica

Día 4. Mezquita de Ortaköy y Barrio de Gálata

Como ya hemos dicho, para nosotros el exterior más bello de las mezquitas de Estambúl es la Mezquita Azul, pero ahora bien, ¿cuál es la mezquita con el interior más bonito? Pues aquí tampoco hay ninguna duda, ese privilegio es propiedad exclusiva de la pequeña y bellísima mezquita de Ortaköy.

Y es que, aunque no se trata de una mezquita demasiado conocida, y mucho menos visitada (de hecho cuando la visitamos nosotros no había absolutamente nadie), merece mucho la pena acercarse a verla. La única pega es que está alejada de todos los puntos de interés y tendréis que dar un largo paseo (como hicimos nosotros, 1 horita caminando) o bien tomar un tranvía que os deje en las cercanías. Pero no os dejéis amedrentar, ya que os aseguro que la caminata merece la pena.

Tremendo interior de la Mezquita de Ortaköy

Tras visitar la mezquita (no os llevará mucho tiempo), os recomiendo que deshagais el camino andado para adentraros en el barrio del Gálata. Aquí, dos son los grandes dominadores de este barrio. Por un lado tenemos el fabuloso Puente de Gálata ue une los barrios de Eminonu y Karaköy separados por el Cuerno de Oro. Este puente es famoso por sus puestos de pescado en los que degustar este manjar del Bósforo. Además, en el puente es lugar de encuentro de los pescadores que se arremolinan a lo largo del puente en busca de sus preciadas capturas.

Pescadores en el Puente de Gálata

El otro monumento a destacar es la famosa Torre de Gálata que data del año 1348 y domina todo el barrio desde las alturas. Esta torre no es la original. Este privilegio es para una torre ya destruída durante la Cuarta Cruzada en el año 1208. Esta torre tenía la función de levantar una enorme cadena que atravesaba todo el Bósforo y así evitar el asedio de los enemigos por barco.

Preciosa la Torre de Gálata

Día 5. Colina de Pierre Loti y Crucero por el Bósforo

Ahora que ya hemos visto casi todo lo más importante, es hora de verlo todo desde las alturas. Para ello, nada mejor como acercarse al barrio de Eyüp y encaramarse a lo alto de la colina en donde se encuentra el famoso café Pierre Loti. Reconocemos que nunca habíamos oído hablar de esta zona y a punto estuvimos de no visitarla y, tras haberlo hecho, estamos seguros que si alguna vez volvemos a Estambúl, visitaremos nuevamente esta zona. Según dicen los grandes expertos de la ciudad, el barrio de Eyüp es el más auténtico de todos y aquel en el que se puede observar con más amplitud el fervor religioso por el Islam. En este barrio está situada la Mezquita de Eyüp, considerada por los musulmanes como la cuarta mezquita más importante del Islam, tan sólo por detrás de La Meca, Medina y Al-Aqsa en Jerusalén.

Visitando la Mezquita de Eyüp

Tras la obligada visita a la mezquita, os aconsejo que os encaraméis a la colina de Pierre Loti. Desde allí, a parte de poder sentaros a tomar un café, tendréis las mejores vistas de la ciudad y, por supuesto, del Cuerno de Oro.

Viendo el Cuerno de Oro. Una de las vistas imprescindibles para ver en Estambúl en 5 días

Si os lo tomáis con calma, la visita al barrio de Eyüp os llevará toda la mañana. De esta manera os queda toda la tarde libre para realizar una actividad imprescindible en Estambúl. Y es que, ninguna visita a la ciudad estará completa si no la conocéis navegando las aguas que la rodean. Desde tiempo inmemoriales, estas aguas del Bósforo han sido objeto de disputas por las que han navegado numerosas civilizaciones. Por ello, sería muy injusto no conocer la ciudad desde este punto de vista. Son numerosas las empresas que tienen el típico barco turístico que os dará un paseo desde el que obtendréis otra perspectiva diferente de la ciudad. Creedme, es algo que merece la pena. 

Imprescindible realizar un crucero por el Bósforo si vamos a visitar Estambúl en 5 días

Creemos que este planning que os proponemos es ideal para un primer contacto con la ciudad y conocer al menos lo más interesante. Próximamente os contaremos con detalle cada uno de estos días.

Organiza tu escapada a Estambúl

🏥 Viaje siempre con seguro con Iati Seguros y obtén un 5% de descuento si lo contratas desde este enlace

📚 No te pierdas detalle con esta guía de Estambúl

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.