Buscar

Llegada a Budapest con una bonita escala – Día 1

Un paseo de 5 horas por Barcelona

Llegaba el tan ansiado día en el que una nueva aventura comenzaba. Este día simplemente lo habíamos reservado para una primera toma de contacto con la ciudad en la que ubicar el hotel y los alrededores para, a partir del día siguiente, comenzar a descubrir esta nueva latitud.

Pero antes, haríamos una pequeña escala en Barcelona en la que poder recorrer su maravillosa Rambla donde se aglutinan personajes de lo más variopinto y donde se encuentra ese mercado tan bonito que siempre nos gusta visitar cuando vamos a Barcelona: La Boquería. ¿Comenzamos?

Nuestro despertador, como ya es costumbre, sonaba muy pero que muy temprano ya que nuestro vuelo partía  a las 07:15am del Aeropuerto de Alicante. Aunque ya lo he comentado en alguna ocasión, nos encanta madrugar cuando estamos de viaje, y personalmente, aún me gusta madrugar más el día que comienza un nuevo viaje. No sabría explicarlo muy bien, pero esa sensación de poner muy temprano el despertador la noche antes de irnos de viaje, me encanta.

En esta ocasión, serían mis padres (Oscar) los que nos acercarían al aeropuerto (¿qué haríamos nosotros sin ellos?).

A eso de las 05:30 de la madrugada, ya estábamos en el aeropuerto dispuestos a embarcarnos en una nueva aventura.

Nuestro avión despegó puntual y 1 hora después estábamos en el aeropuerto de Barcelona. Teníamos una escala de algo más de 5 horas por lo que teníamos claro que no íbamos a desaprovecharlas en el aeropuerto.

Las Ramblas de Barcelona

Cómo ir del Aeropuerto a Barcelona

Opción 1. Tren

El tren que deberías coger es la línea R2 Nord. El tren para en las estaciones de Sants, Passeig de Grácia y El Clot. Si tu destino es otro diferente a estas paradas, necesitarás hacer trasbordo a la línea de metro para llegar a tu destino. El precio del billete de la línea R2 Nord es de 4.1€ (Abril 2017). Si necesitas hacer un trasbordo a la línea de metro, el precio del billete de metro es de 2.15€ (Abril 2017).

Tienes la opción de comprar un billete T10 que es válido para 10 viajes en la red de transporte (exceptuando el Aerobús). Este billete cuesta 9.95€ (Abril 2017) y lo puedes compartir con otra persona, por lo que si vais 2 personas y necesitáis hacer trasbordo en el metro, os sale más rentable el T10 que el comprar los billetes individuales.

Desde el aeropuerto hasta Passeig de Grácia os llevará unos 26 minutos el trayecto. Los trenes salen del aeropuerto cada 30 minutos.

Opción 2. Aerobús

Es un autobús que cubre el trayecto entre el aeropuerto y la Plaza Catalunya haciendo varias paradas intermedias.

El autobús tiene salidas cada 5 minutos. El precio es de 5.9€ sólo la ida o de 10.2€ ida y vuelta (Abril 2017). El trayecto dura unos 35 minutos.

Si comparamos las dos opciones, vemos que los precios son similares y la única diferencia significativa es la duración del trayecto lo que haría el tren cómo la opción más apetecible. Sin embargo, la alta frecuencia de paso del autobús, sumado a las pocas horas que teníamos de escala en la ciudad, hizo que nos decantásemos por el autobús.

Qué ver en Barcelona en una escala de 5 horas

No hace falta ni mencionar que medio día no es ni mucho menos suficiente para empaparnos de una ciudad con tanto que ver como Barcelona. Sin embargo si os encontráis en la misma tesitura que nosotros, creemos que el itinerario que os vamos a proponer está muy bien para esas 5 horas.

Cómo hemos dicho anteriormente, el Aerobús para en la Plaza Catalunya, por lo que el itinerario es bastante fácil de seguir.

Nada más bajar del autobús, encaminamos nuestros pasos hacia la calle más famosa de Barcelona: La Rambla.

La Rambla de Barcelona es un lugar bastante curioso en el que se agolpan comercios de toda la vida, mercados espectaculares, edificios históricos y artistas callejeros. Todo un mejunje que hace de esta calle algo muy singular.

Todo tipo de gentes en las Ramblas

Es imposible entrar a todos los edificios emblemáticos que pueblan La Rambla con tan poco tiempo de estancia, pero si hay uno que no os podéis perder es el Mercado de la Boquería.

Mercado de la Boquería

Aunque su nombre popular es La Boquería, su nombre original es Mercado de San José, y es el mercado más grande de toda Cataluña.

Laura disfrutando de esos maravillosos zumos

Encontramos su origen en el año 1840 cuando los vendedores ambulantes se reunían fuera de las murallas de la ciudad para vender sus productos. La razón de tal emplazamiento no era otra que evitar el impuesto de entrada de mercancías. En el actual emplazamiento del mercado, existía antiguamente el Convento de San José el cuál fue incendiado durante un motín. En su lugar se construyó una plaza a la que se trasladó de manera temporal el mercado, para finalmente quedar emplazado de forma definitiva en su actual ubicación.

Fachada del Mercado de la Boquería

La Rambla

Sin duda alguna, se trata de la calle más emblemática de Barcelona. Discurre entre la Plaza de Catalunya y el Puerto Antiguo de la ciudad. A lo largo de sus 1200 metros de longitud encontramos multitud de comercios entre los que destacan los puestos de venta de flores que le dan un aspecto muy visual a la calle. Anteriormente a 2013, existían puestos de venta de animales, pero una ordenanza municipal obligó a cerrarlos.

Canaletas

Entre los edificios históricos que pueblan las Ramblas, encontramos el Palacio de la Virreina, el Liceo y el ya mencionado Mercado de la Boquería.

Puerto

Si continuamos bajando por las Ramblas, llegaremos al Puerto de Barcelona previo paso por la estatua de Cristóbal Colón, toda una imagen icónica de la ciudad.

Leemos por Internet que es el puerto con más tráfico de personas del Mediterráneo y el cuarto mayor del mundo en cuanto a tráfico de personas se refiere, lo cual da una idea de su importancia.

Barco en el puerto de Barcelona

Aquí simplemente os recomiendo pasear por las instalaciones del puerto y disfrutar de las magníficas vistas que podréis observar. Con suerte, podréis ver de cerca alguno de los cruceros más grandes del mundo, propiedad de la compañía Royal Caribbean International.

 

A las 13:55 teníamos el vuelo hacia Budapest por lo que tras dar una vuelta por el puerto, deshicimos nuestros pasos y volvimos a la Plaza de Catalunya para tomar nuevamente el Aerobús que nos dejase en el Aeropuerto de Barcelona.

Nuevamente, el avión fue muy puntual y el vuelo muy tranquilo. La compañía elegida fue Ryanair, y a pesar de la mala fama que tiene, nuestro vuelo fue correcto. Por ponerle una pega, en determinados momentos parece que estás en un mercadillo de todas las cosas que intentan venderte….a unos precios desorbitados. Si no haces caso a esto, puedes tener un vuelo agradable.

Cómo ir del Aeropuerto a Budapest

Opción 1. Autobús

Podéis tomar el autobús 200E que sale del aeropuerto y os deja en la estación  Köbánya-Kispest. Os llevará en torno a 25 minutos llegar a dicha estación. El precio ronda 1.5€ (Abril 2017).

Opción 2. Tren

Otra opción igual de válida que el autobús, ya que por algo menos de un euro (Abril 2017) el tren os dejará en la estación Western Railway Station. El trayecto, al igual que el autobús, os llevará en torno a 25 minutos.

Opción 3. Transfer privado

Existen varias empresas que, previa reserva, os estarán esperando a vuestra llegada al aeropuerto, y os trasladarán directamente a vuestro hotel sin necesidad de tener que hacer trasbordos en ninguna estación. Evidentemente, esta comodidad hay que pagarla, pero a cambio te desentiendes de todo. Esta fue la opción elegida por nosotros. En concreto, la empresa con la que contactamos fue VolanTaxi (rendeles@volantaxi.eu). El procedimiento consiste en enviarles un mail indicándoles que estáis interesados en contratar sus servicios. En él indicaréis el número de vuelo así como la hora de llegada. Ellos os facilitarán un número de teléfono al que deberéis llamar una vez que lleguéis al aeropuerto, y en unos 20 minutos un taxi os estará esperando en donde hayáis quedado. A nosotros nos costó 13€ (Agosto 2012). Tenéis la opción de indicarles que el taxista os esté esperando con un cartelito con vuestro nombre en la terminal. Esta opción nos costaba 17€ (Agosto 2012).

Tras bajarnos del mercadil…..digo….del avión, procedimos a llamar al número de teléfono que nos había proporcionado nuestro contacto de Volantaxi y quedamos con ellos a la salida de la terminal. Tardaron como unos 20 minutos, durante los cuales nos dio tiempo más que suficiente a coger nuestro equipaje facturado. Cuando salimos de la terminal, nuestro taxi nos estaba esperando en el lugar acordado con lo que no tenemos ninguna queja sobre esta empresa.

Unos 20 minutos después ya estábamos en la puerta de nuestro hotel, Mercure Hotel Museum. Se trata de un alojamiento normalito sin nada que destacar. Sin ninguna duda, lo mejor del hotel es su ubicación ya que se encuentra a escasos 10-15 minutos del centro.

Tras dejar nuestras pertenencias en el hotel, no queríamos perder más tiempo y fuimos a dar una pequeña vuelta de reconocimiento por los alrededores sin ninguna otra pretensión que ubicar las zonas más importantes que íbamos a ver en los próximos 3 días. Pero eso ya será otra historia que contar.

Descubriendo Budapest

Puente de las Cadenas

 

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario