Buscar

Salamanca y sus monumentos

Qué ver en Salamanca en 2 días

Corría el año 2011 y se acercaba la Semana Santa. ¿Dónde podemos ir Laura? – pregunté.

Tras varias opciones (todo ciudades españolas) nos decantamos por una ciudad que tiene una arquitectura tan dispar como dos Catedrales, una casa repleta de conchas y una rana en una calavera entre otras muchas cosas. Y es que Salamanca tiene muchos entresijos por descubrir, así que ya lo teníamos claro, esa Semana Santa iríamos a Salamanca!!!

Desde Murcia, decidimos ir en coche ya que la flexibilidad que te da es inigualable si lo comparas con otro medio de transporte. Dicho trayecto nos llevó unas 6 horas que, aunque parecen una pequeña paliza, cuando uno está de vacaciones se pasan volando.

El hotel que recomendamos en Salamanca es el Parador que se encuentra en las afueras de la ciudad (al otro lado del río). Lo recomendamos por las magníficas vistas que obtendrás de la ciudad, sobre todo cuando cae la noche. Además, aunque esté a las afueras, no te llevará más de 10 minutos andando plantarte en el centro de la ciudad.

Vistas de Salamanca desde la terraza del Parador

Dejadas las maletas en la habitación, no veíamos el momento de salir a hacer lo que más nos gusta: conocer un lugar nuevo.

Si os alojáis en el Parador, el camino hacia el centro de la ciudad es muy bonito ya que tendrás que cruzar por uno de los varios puentes que atraviesan el río Tormes a su paso por la ciudad.

Puente sobre el Río Tormes

Río Tormes

Nada más cruzar por el Puente Romano el Río Tormes, te encuentras con un monumento a un personaje de libro que ha hecho mundialmente conocido al Río Tormes: El Lazarillo de Tormes.

Lazarillo de Tormes

Es una novela española anónima que nos cuenta en primera persona la vida de un niño (Lázaro González Pérez) desde su nacimiento a orilla del Río Tormes hasta su vida adulta y su matrimonio. Dicha obra se considera la precursora de la novela picaresca. La edición más antigua conocida data de 1554.

La obra nos cuenta las historias y andanzas que el niño pasa con un ciego. Uno de los pasajes más famosos de la obra, nos cuenta cómo Lázaro, siervo de un tacaño clérigo de Maqueda, pasa mucha hambre hasta que consigue robar un mendrugo de pan a su amo. El clérigo, tras descubrirlo le da una tremenda paliza y lo despide.

Estatua del Lazarillo de Tormes

Tras las fotos de rigor con la estatua del Lazarillo como telón de fondo, continuamos nuestros pasos al corazón de la ciudad. Aunque antes de adentrarnos en el centro, hacemos un pequeño desvío camino del convento de San Esteban.

Desde el puente romano hasta dicho convento hay un agradable paseo en donde nos da tiempo a jugar con una estatua.

Camino del Convento de San Esteban

Jugando con una estatua

Convento de San Esteban

Y de este manera llegamos hasta el convento de San Esteban. Nos remontamos al año 1255 en el que los dominicos se instalaron en la ciudad. Estos, levantaron el primer convento, más tarde derruido para construir el que se puede ver en la actualidad.

Cuenta la tradición, que en dicho convento (realmente en el que fue destruido para construir este nuevo) se alojó Cristóbal Colón, que viajó a tierras salmantinas para tratar de convencer a los geógrafos de que era posible alcanzar las Indias navegando hacia Occidente.

Convento de San Esteban

Interior del Convento de San Esteban

Tras visitar este antiguo convento, estábamos ansiosos por ver la Catedral que tan buena pinta tenía vista desde el Parador.

Al acercarnos a lo que creíamos que era la Catedral, nos dimos cuenta que…había dos catedrales!!

En efecto, en Salamanca existe la Catedral Vieja y la Catedral Nueva.

Catedral Vieja de Salamanca

También conocida como Catedral de Santa María, tiene sus orígenes a inicios del siglo XII cuando Jerónimo de Perigord la fundó. No fue hasta finales del siglo XIV cuando se terminó su construcción.

A punto estuvo de ser derruida para la construcción de la Catedral Nueva, pero debido a que la construcción de la Nueva Catedral se demoró algo más de 200 años y que los fieles necesitaban un lugar donde orar, se decidió conservarla.

Catedral Nueva de Salamanca

También conocida como la Catedral de la Asunción de la Virgen es la actual sede la diócesis de Salamanca. Cabe destacar que es la segunda Catedral más grande de España, y a su vez, posee el segundo campanario más alto de España.

La idea de construir una nueva Catedral viene simplemente del crecimiento demográfico que experimentó la ciudad como consecuencia de la Universidad. El mismísimo Fernando el Católico, ordenó a los arquitectos que proyectaron las Catedrales de Toledo y Sevilla que se desplazaran a Salamanca para encargarse de la construcción de una nueva Catedral que pudiese dar cobijo a todos los fieles.

El ejército de ocupación francés derribó las casas de la actual Plaza Anaya y, hoy en día, hace que la gran mayoría de la gente tome las fotografías desde esa plaza y no desde la fachada principal, mucho más bonita a nuestro parecer.

Fachada de la Catedral Nueva

Catedral Nueva

Tras dar un paseo por los alrededores de la Catedral, el siguiente enclave que os proponemos es La Casa de las Conchas.

Casa de las Conchas

Sin duda alguna, se trata de una de las visitas estrellas de la ciudad, y es que su peculiar fachada, hacen de este edificio una de las fotos más reconocidas de la ciudad.

Casa de las Conchas

Es un antiguo palacio urbano construido entre los años 1493 y 1517 en estilo gótico y con estilos platerescos.

Es un edificio que ha pasado de mano en mano. Las conchas que aparecen en su fachada se deben a que era el símbolo de la familia Pimentel y decoran la fachada desde la boda que tuvo lugar en el año 1517 entre Juana Pimentel y Arias Maldonado. Hoy en día alberga la Biblioteca Pública de la ciudad.

 

Pero si por algo es conocida Salamanca es por su famosa Universidad. Vamos a verla en detalle.

Universidad de Salamanca

Qué decir de una Universidad que presume de ser la más antigua de España y del mundo hispánico y la tercera de Europa. Y es que nos tenemos que remontar al año 1252 en el que Alfonso X el Sabio le otorgó el título de Universidad.

La Universidad está dividida en tres edificios históricos: el Edificio de Escuelas Mayores, el Edificio de Escuelas Menores y el Hospital del Estudio. Estos tres edificios se encuentran en la plaza llamada Patio de las Escuelas situada en el centro de la ciudad.

Es en la fachada del Edificio de Escuelas Mayores en donde se encuentra uno de los iconos de la ciudad: una rana sobre una calavera. Cuenta la tradición, que el estudiante que no logre encontrar la rana, suspenderá los estudios. Probablemente este símbolo esté dedicado a la lujuria ya que realmente no es una rana sino un sapo (símbolo del sexo femenino) posado sobre una calavera (representando a la muerte). Hay que tener en cuenta, que en sus inicios, el 100% de los estudiantes eran hombres, por lo que el mensaje era claro: si te entregas a la lujuria, no tendrás éxito académico.

Fachada de la Universidad

¿Véis la rana? ¿Todavía no?

Fachada de la Universidad

Venga, la amplio un poco más….

Rana

Por último, os recomendamos visitar lo que actualmente es el centro de vida social de la ciudad: su Plaza Mayor. Al ir nosotros en Semana Santa, pudimos disfrutar de una bonita procesión que recorría la plaza.

Semana Santa en Salamanca

 

Si Salamanca es bonita de día, cuando la Luna hace acto de presencia y el astro rey se retira, se vuelve mágica. Cruzando el río, obtendrás unas bellísimas fotos de la ciudad.

Plaza Mayor

 

Catedral de Salamanca

Salamanca de noche

 

Edificios históricos, dos catedrales, leyendas en forma de sapos y calaveras, personajes como Cristóbal Colón o el Lazarillo de Tormes,……sin duda alguna, Salamanca bien merece una visita.

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario