Buscar

Zumaia, Getaria y Zarautz, un día en la costa de Euskadi – Día 8

Oliendo a mar en el País Vasco

Hoy llegaba el día en el que terminábamos nuestras visitas por Navarra y nos adentrábamos en tierras vascas.

Lo primero que quisimos hacer en esta espectacular región es conocer la costa vasca de la que tantas maravillas habíamos oído. Así que nos pusimos a buscar por internet y dimos con 3 pueblecitos que nos llamaron mucho la atención, Zarautz, Getaria y Zumaia. Son 3 localidades que están a 5 minutos en coche entre ellas por lo que son perfectas para conocerlas en un día ¿Nos acompañáis?

Para este día volvíamos a olvidarnos del despertador ya que el día anterior en el Nacedero del Urederra había sido agotador con los niños a cuestas. Así que sin prisas nos levantamos, dimos de desayunar a los peques y a nosotros mismos y a eso de las 11 de la mañana, estábamos subidos en el coche camino de nuestro primer destino del día: Zumaia.

Desde nuestro hotel hasta Zumaia había 1h15min aproximadamente, así que llegamos a eso de las 12:30 de la mañana. Nos costó muchísimo aparcar, así que cuando lo hicimos era ya la hora de comer de Hugo y Daniel. Entramos al primer lugar que vimos e hicimos la primera parada técnica del día. Ahora sí, con los estómagos llenos, comenzamos nuestro paseo por Zumaia.

Situado a orillas del mar cantábrico y en la bahía donde confluyen los ríos Urola y Narrondo, no es de extrañar que esta localidad esté ligada íntimamente al mar.

Ría de Zumaia

Orígen de Zumaia

Parece ser que el pueblo encuentra sus orígenes en el monasterio de Santa María, ya desaparecido. Los vecinos, hartos de los actos de piratería y pillaje, decidieron unirse en torno a dicho monasterio para formar una villa amurallada y fortificada, siendo este el origen de Zumaia. Lamentablemente dicha muralla no ha llegado hasta nuestros días. Oficialmente, fue en el año 1347 cuando el rey Alfonso XI entregó a sus fundadores  la Carta Puebla de “Villa de Villagrana de Zumaya

Lo que hicimos fue pasear tranquilamente por la zona en el que los ríos Urola y Narrondo vierten sus aguas al mar sin ninguna otra pretensión.

Ría de Zumaia

Nuestra idea era simplemente pasear por el pueblo para impregnarnos de ese olor a mar que tanto nos gusta. Aunque por supuesto, Zumaia ofrece unos cuantos puntos de interés para visitar.

Qué ver en Zumaia

  • Iglesia de San Pedro

Construida en el año 1347 (que recordemos es el año oficial de la fundación de la villa), ha estado siempre ligada al monasterio de Santa María del que os hablábamos antes.

  • Ermita de San Telmo

Dedicada al patrón de los marineros, está ubicada sobre el acantilado de la playa de Itzurun. No se sabe la fecha exacta de su construcción. La primera referencia escrita de la ermita data del año 1540. Sin duda alguna, esta ermita se hizo muy conocida tras su aparición en la película 8 apellidos vascos.

Ermita de San Telmo

  • Playas de Itzurun y Santiago

Si os pilla un día de calor y sois valientes para meteros en las aguas frías (o por lo menos lo que la gente del sur entendemos por “frías” jejeje), debéis saber que en Zumaia tenéis dos bonitas playas. La de Itzurun es la más cercana al casco urbano. Esta playa está abierta directamente al mar, y se dice que sus aguas son beneficiosas para la piel debido a su alta concentración de yodo. La otra playa, la de Santiago, está en el lado oriental de la localidad y está un poco protegida del mar abierto por un espigón artificial. Esta playa es muy conocida por su extenso arenal.

Nuestra idea, aparte de pasear por el pueblo, era subir hasta la ermita de San Telmo, pero en verano, el acceso está cortado para los coches y puesto que íbamos con dos carritos de bebés, hacía mucho calor ese día y encima el camino era bastante empinado, decidimos dejarlo para otra ocasión (así ya tenemos excusa para volver).

Tras un último vistazo al bonito pueblo, de nuevo al coche para visitar nuestro siguiente destino del día: Getaria.

Desde Zumaia a Getaria, apenas hay 5 minutos en coche. Si vais en temporada alta, es seguro que vais a tener muchos problemas para aparcar. Finalmente dimos con un sitio no muy lejos del centro, pero sí separado por una calle muy empinada donde había bastante aparcamiento para dejar el coche.

Qué ver en Getaria

  • Iglesia de San Salvador

Iglesia gótica del siglo XIV aunque prácticamente reconstruida en su totalidad en el siglo XIX a causa de los daños sufridos por las Guerras Carlistas.

  • Puerto

Ideal para detenerse a comer el pescado fresco del día con un buen vino blanco y unas vistas preciosas.

Puerto de Zumaia

  • Monte de San Antón

También conocido como el Ratón de Getaria, debido a la forma que tiene. Como curiosidad cabe destacar que hasta el siglo XV era una isla, pero a partir de ahí, las obras consiguieron unir la isla a tierra firme. Este monte es ideal para dar un paseo por los senderos que lo recorren y observar la flora y fauna local.

  • Monumentos a Juan Sebastian Elcano

El famoso explorador que fue la primera persona en dar la vuelta al mundo, nació en Getaria. Por eso, no es de extrañar, que en la localidad existan hasta tres monumentos a uno de sus hijos más ilustres.

Una vez aparcado el coche bajamos la calle y fuimos a dar a una plaza en donde sobresalía un monumento a Juan Sebastián Elcano. Además, en dicha plaza está la oficina de turismo, donde hicimos una breve parada para que nos dijesen qué visitar.

Plaza de Getaria

Lo primero que hicimos fue ver de cerca los dos monumentos al que fuera gran marino español.

Uno de ellos es simplemente una pequeña estatua mientras que el otro, mucho más voluminoso y espectacular, es una especie de fortaleza.

Uno de los monumentos a Elcano en Getaria

Uno de los monumentos a Elcano en Getaria

A partir de aquí cogimos una de las calles que salen a la espalda de la estatua de Elcano en dirección al mar. La arquitectura de la localidad nos encantó con sus pequeños edificios y aceras rematados en piedra que le dan un toque realmente bonito.

Casco histórico de Getaria

Tanto nos gustó la calle por la que estábamos paseando que no dudamos en pararnos a tomar una pequeña merienda para retomar fuerzas.

Enseguida llegamos a las tan deseadas vistas de la playa de Getaria encerrada en una pequeña bahía que aparentemente la protege del mar abierto.

Playa de Getaria

Y digo “aparentemente” ya que estando allí, anunciaron por megafonía que se acercaba la galerna, que no es más que un viento muy conocido debido a su carácter súbito y violento que se produce en el Mar Cantábrico y en el Golfo de Vizcaya. Enseguida la gente empezó a recoger sus cosas y a abandonar la playa. Parece ser que es un viento bastante respetado en la zona ya que alcanza rachas fuertes de hasta 100km/h.

Aunque el cielo estaba despejado y no se atisbaba ningún indicio de tormenta, decidimos deshacer nuestros pasos por si acaso la tan temida ventisca se nos echaba encima. De camino al coche, no pudimos evitar fijarnos y entrar en la preciosa Iglesia de San Salvador.

Iglesia de San Salvador en Getaria

Iglesia de San Salvador en Getaria

Una curiosidad de la Iglesia es que está construida en varios niveles. Esto es debido a lo accidentado del terreno ya que Getaria está construida sobre una montaña.

Con esta visita concluía nuestro paso por Guetaria, y era hora de poner rumbo a nuestro último destino del día: Zarautz. La verdad es que no teníamos muy claro si parar o no parar debido a la alerta de lluvia que había, pero aun así decidimos hacer una breve parada para conocer su impresionante playa y ya de paso cenar en el paseo marítimo si el tiempo nos respetaba.

Nuevamente, no pasaron ni 5 minutos cuando llegamos a Zarautz desde Getaria. Al igual que pasaba allí, las plazas de aparcamiento estaban bastante solicitadas, aunque en esta ocasión la suerte nos sonrió y conseguimos aparcar en la calle principal. Si os hace buen día y os apetece pasear, hay un camino perfectamente acondicionado para ir andando desde Zarautz a Getaria bordeando la costa, una auténtica maravilla.

Qué ver en Zarautz

  • Playa de Zarautz

Sin duda alguna, su playa de 2.5 kilómetros de longitud es la gran protagonista de la localidad. Fue en el siglo XIX cuando la reina Isabel II de España, eligió esta playa como su lugar de veraneo, y desde entonces, ha ido tomando cada vez más y más fama. La playa está dividida en tres partes, la parte oeste está dedicada a familias y bañistas, la parte central es la que usan los surfistas y la parte este es la más tranquila y menos bulliciosa.

  • Monte Talaimendi

En la parte este de la playa, hay un sendero que sube a dicho monte. Desde arriba, hay un bonito mirador que en sus orígenes fue una torre de vigilancia para la pesca de ballenas.

  • Mirador de Santa Bárbara

Situado en la zona oeste de la playa, es un mirador ubicado en la ermita de Santa Bárbara. A dicha ermita podéis subir andando o en coche.

Al llegar a la playa, pensamos que menos mal que paramos en Zarautz, porque la playa es impresionante.

Playa de Zarautz

La previsión de tormenta parecía no fallar ya que el cielo se estaba poniendo peligrosamente oscuro, aunque por el momento no caía una gota. Estuvimos recorriendo el paseo tranquilamente admirando a esos valientes que se atrevían a meterse en las aguas frías del cantábrico.

Las típicas sombrillas de rayas blancas, azules y verdes estaban plegadas y le daban a la playa un aspecto fantástico.

Playa de Zarautz

Desde la playa de Zarautz se obtienen unas espectaculares vistas de Getaria y del Ratón de Getaria.

Vistas de Getaria desde Zarautz

Como veis en las fotos, el cielo se estaba poniendo cada vez más feo, así que simplemente nos limitamos a cenar algo rápido en el paseo y volver al coche antes de que nos cayera un auténtico aguacero.

De esta manera dábamos por finalizado un día en el que dejamos acariciar por la brisa marina de las tierras vascas. Un día en el que empezamos a descubrir las maravillas que guarda el País Vasco.

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario