Buscar

La salmantina Sierra de Francia

Vegetación, montes, pueblos y leyendas

Hoy tocaba uno de esos días que tanto nos gusta: coger el coche y dejarnos llevar por los más típicos pueblos de la zona.
En este caso, nuestros pies…o más bien….nuestro coche, nos llevaría a conocer una de las comarcas con más sentido histórico y tradicional de la provincia de Salamanca.
Aparte de detenernos en unos bonitos miradores, visitamos el pueblo que es considerado capital de la comarca: La Alberca.
Posteriormente, no queríamos irnos de la zona (aunque ya situado fuera de la Sierra de Francia) sin visitar un pueblo que fue un importante bastión contra el Imperio portugués: Ciudad Rodrigo.

Sierra de Francia

Situada al sur de la provincia de Salamanca y con una extensión de algo menos de 630 km2, es una parte del Sistema Central (sí, ese que estudiábamos cuando éramos pequeños). Está caracterizada por una alta vegetación y un gran número de ríos y arroyos, siendo La Hastiala el pico más alto con 1735 msnm.

Sierra de Francia

Actualmente, la gran amenaza de la sierra es el descenso demográfico que están sufriendo la mayoría de las poblaciones con excepción de su capital, La Alberca. El único halo de esperanza es el turismo rural, cada vez mayor en la zona.

Sierra de Francia

Hablando ya de sus poblaciones, lo más característico es la arquitectura tan peculiar que poseen sus edificios: una planta baja hecha de bloques de granito, mientras que la planta alta poseo un llamativo entramado de madera. Un espectáculo visual que hace que nos traslademos a una época anterior. Su máximo exponente es La Alberca.

La Alberca

Cuando uno viaja a este pueblo, es como si retrocediese en el tiempo. Sus casas con entramados de madera, su suelo adoquinado, sus chimeneas echando humo……todo un espectáculo visual del que no os arrepentiréis de visitar.
Pero no pensemos que este pueblo data la Edad Media, ya que nos tenemos que remontar a la época prerromana de la cual se han encontrado restos que así lo atestiguan.

La Alberca

Tenemos que avanzar a la Edad Media para detenernos en una decisión que cambiaría el pueblo. Y es que el rey Alfonso IX de León repobló la zona para evitar una posible invasión por parte de Portugal.
También cabe destacar dos acontecimientos importantes que acaecieron en La Alberca. El primero de ellos se trata del hallazgo de la imagen de la Virgen de la Peña de Francia debido al cual, el santuario construido en su honor se convirtió en lugar de peregrinación.
El segundo de ellos se trata de la victoria (según cuenta la tradición) de las mujeres de La Alberca sobre las tropas portuguesas del Prior de Ocrato. A raíz de esta victoria, a los portugueses les fue arrebatado el pendón que aún hoy se conserva en el pueblo. Esta victoria se conmemora el segundo día de la pascua de resurrección.
La posterior aparición de la Peña de Francia y del valle de Las Batuecas en el Quijote y en una obra de Lope de Vega le dieron el empujón definitivo a La Alberca para ser un lugar muy conocido.
En 1940, La Alberca tuvo el grandísimo honor de ser el primer pueblo nombrado Monumento Histórico-Artístico lo que facilitó que haya llegado hasta nuestros días en un espectacular estado de conservación.

La Alberca

Si algo le faltaba a La Alberca para tenerlo absolutamente todo es una curiosa tradición….. Resulta que el 13 de Junio de cada año, se suelta un cerdo por las calles del pueblo y lo alimentan los vecinos. El 17 de Enero, coincidiendo con el día de San Antón, se realiza la rifa del cerdo entre los vecinos del pueblo. Lamentablemente, al ir en Semana Santa, el animal todavía no había sido soltado por lo que nos quedamos con las ganas de verlo. Nos tuvimos que conformar con su gemelo de piedra.

La Alberca

El paseo por este pueblo es de lo más agradable. Cuando menos te lo esperas, te encuentras con algún riachuelo en las afueras del pueblo, plazas minúsculas con una fuente en el centro o casas decoradas hasta el más mínimo detalle.

Casas decoradas en La Alberca

Por si fuera poco, ese musgo verdoso que cubre ligeramente los bloques de granito y piedra le da al pueblo un toque aún más encantador.

Posando en La Alberca

He tenido la suerte de haber recorrido una gran parte de España, y puedo afirmar que La Alberca es de los pueblos más encantadores que he visto.

Tras estar alguna que otra hora recorriendo este pueblo, decidimos subir al coche para visitar otro bonito enclave, era el turno de Ciudad Rodrigo.

Ciudad Rodrigo

Tras aparcar el coche, teníamos pocas horas de luz, ya que nos había gustado tanto La Alberca, que habíamos pasado más tiempo del que inicialmente llevábamos pensado. Lo primero que hicimos fue pedir un mapa de la ciudad en la oficina de turismo y preguntar por los principales enclaves. Nos recomendaron visitar el Castillo, las Murallas y la Catedral, así que ya teníamos planning.

Lo primero que hicimos fue ir hacia el castillo atravesando la Plaza Mayor. Se nota que era Semana Santa ya que había bastante gente a pesar de que las temperaturas eran más bien frescas.

Plaza Mayor en Ciudad Rodrigo

El Castillo fue mandado reconstruir por Enrique II en el año 1372 y sirvió como defensa ante las continuas invasiones que provenían del este. Decimos “reconstruir”, porque el castillo original fue mandado construir por Fernando II de León.

Desde el castillo, se obtienen unas fenomenales vistas de las tierras por las que venían las invasiones. Por un momento me sentía un soldado más defendiendo el castillo de mi señor.

Vistas desde el castillo de Ciudad Rodrigo

Tras una agradable visita al castillo, salimos del mismo en dirección a la Catedral. Este tramo lo hicimos bordeando la muralla que rodea la zona histórica de Ciudad Rodrigo. Si bordeáis la muralla, os encontraréis de frente con la Catedral de Santa María.

Muralla de Ciudad Rodrigo

Lo mejor de la Catedral, según nuestro punto de vista, se encuentra en las fabulosas vistas que se obtienen desde su campanario y que harán que te hagas una idea del tamaño de la ciudad.

Catedral de Ciudad Rodrigo

Aún teníamos algo más de una hora de coche hasta Salamanca, así que no nos demoramos y pusimos rumbo a la capital para darnos una última vuelta nocturna por la ciudad y poder despedirnos de ella hasta que nos volvamos a encontrar.

 

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario