Recorrido por Potes
España,  Otros

Un recorrido por Potes, epicentro de la comarca de Liébana

Si el día anterior estuvimos visitando Santillana del Mar, uno de los pueblos más turísticos de Cantabria, este día continuábamos con la tónica e íbamos a conocer otra de esas maravillas de Cantabria en forma de pueblo, Potes. Probablemente, ambos pueblos pugnan por llevarse el gato al agua en cuanto al número de visitantes que se acercan a conocer sus bondades a lo largo del año. Aunque son pueblos muy distintos entre sí, ambos merecen, sin duda alguna, dedicarles unas horas de nuestro planning de viaje. Potes es ese típico pueblo de postal en el que es imposible sacar una mala fotografía ya que tanto sus casas en una calle cualquiera como esos edificios asomados al río Quiviesa y río Deva con los puentes de fondo harán el resto.

¿Tenéis dudas acerca de visitar Potes? Pues espero que queden disipadas con este artículo en el que os contamos cuál fue nuestro recorrido por Potes.

Mapa de nuestro recorrido por Potes

Aunque Potes es un pueblo relativamente pequeño, tiene unos cuantos lugares que no debéis perderos. Por ello os dejo aquí un mapa con el que fue nuestro recorrido por Potes en el que visitamos los enclaves más bonitos de esta bellísima localidad cántabra.

Ruta por Potes

El día amanecía nublado en nuestro alojamiento La Panera en San Vicente de la Barquera, pero cuando uno está de viaje, el mal tiempo simplemente es una anécdota más. 

Tras desayunar, nos subíamos nuevamente al coche camino del que sería un nuevo pueblo que sumar a nuestra extensa lista de los pueblos más bonitos de Cantabria.

El camino desde San Vicente de la Barquera hasta Potes pasa por una de las carreteras más bonitas de cuántas existen en Cantabria, la carretera del Desfiladero de la Hermida. Esta carretera pasa por un desfiladero horadado por el incesante paso del río Deva a lo largo de los años. Es una carretera angosta en la que es mejor tomárselo con calma y parar en cualquier recoveco para admirar la exuberante naturaleza que se muestra ante nuestros ojos.

En coche por el desfiladero de la Hermida

Así lo hicimos nosotros. Aparcamos el coche y nos acercamos a saludar al río Deva, artífice de todo lo que nos rodeaba. Verlo absolutamente en solitario, fue una preciosa experiencia.

Fotografiando el río Deva

Tras las pertinentes fotos, nos subimos de nuevo al coche para, ahora sí, no bajarnos hasta llegar a nuestro destino final, Potes. Tras dejar nuestro coche justo detrás del extenso parking que existe en la localidad, comenzamos la visita. La primera parada de nuestro recorrido por Potes, que teníamos justo al lado, sería la Iglesia Nueva de San Vicente.

Iglesia Nueva de San Vicente, primera para de nuestro recorrido por Potes

El nombre ya nos indica que esta iglesia es sucesora de otra más antigua existente en Potes. Efectivamente, la Iglesia De San Vicente era la principal iglesia de Potes, pero debido a la creciente presión demográfica y al estado de deterioro que iba consumiendo poco a poco la iglesia, se decidió la construcción de una nueva.

La iglesia original de Potes, se encuentra justo al lado de la Iglesia Nueva y es donde se ubica la oficina de turismo.

Iglesia de San Vicente en Potes

Si os decimos la verdad, la iglesia no nos pareció espectacular por dentro ni por fuera. Por fuera destacan sus dos torres de planta cuadrada entre las que se encuentra la entrada principal de la iglesia.

Fachada Exterior de la Iglesia de San Vicente

Al entrar al interior, te das cuenta de que se trata de una iglesia relativamente «nueva» en la que no existe esa majestuosidad tan típica de nuestras iglesias y catedrales. Las paredes encaladas de blanco se intercalan con unas columnas de piedra gris que dan mucha luminosidad a la iglesia. Pero, para ser sinceros, yo prefiero ese aspecto oscuro de las catedrales españolas que rezuman historia por los cuatro costados. Cuestión de gustos 🙂

Interior de la Iglesia Nueva de San Vicente

Torre del Infantado

Uno de los elementos arquitectónicos más reconocidos de Potes es la Torre del Infantado. Fue construida en el siglo XIV y perteneció a Don Tello, hijo de Alfonso XI, aunque más tarde pasó por manos de la familia Santillana y los duques de Osuna que la vendieron finalmente en 1868.

Torre del Infantado en Potes

La entrada a la torre se hace por una amplia escalinata que termina en una puerta justo debajo de un gran balcón. En el interior nos encontramos con la exposición permanente Beato de Liébana y sus beatos. Aunque, sin lugar a dudas, lo mejor de la torre son las espectaculares vistas que se obtienen desde su azotea en la que podremos observar unas fantásticas vistas de Potes así como del valle de Liébana.

Daniel y Hugo visitando la exposición de la Torre del Infantado

Espectaculares vistas desde la Torre del Infantado

 

Si queréis ampliar más información acerca de la Torre del Infantado, os recomiendo que visitéis la web de Camino Lebaniego en donde podréis encontrar mucha información al respecto.

Paseo por el río Deva

Aunque Potes tiene algunos lugares interesantes para visitar, lo que más nos gustó a nosotros fue dedicarnos a patear la localidad y descubrir unas preciosas vistas a cada paso que íbamos dando. La primera caminata que hicimos por Potes, tuvo como telón de fondo el río Deva y el río Quiviesa.

Desde la Torre del Infantado cruzamos por el puente de la cárcel y bajamos por una escalera hasta el paseo del río Deva. Allí abajo parece que todo cambia y los turistas desaparecen dando lugar a un pequeño remanso de paz donde podréis pasear siempre con el run-run del agua como sonido ambiental.

Viendo Potes a orillas del río Deva

Este recorrido por Potes está delimitado en un extremo por unos talleres de automóviles y por el otro por el Puente Viejo de Potes. En el recorrido, que apenas os llevará 3o minutos podéis encontrar varios puntos de interés en donde vuestra cámara de fotos echará humo. Si comenzáis la ruta en dirección al taller de automóviles, el recorrido es menos vistoso ya que todo lo de interés quedará a vuestras espaldas. No obstante merece la pena el paseo hasta allá porque casi con toda seguridad disfrutaréis de este paseo en soledad.

Paseando a orilla del río Deva

Al comenzar el recorrido en dirección al Puente Viejo de Potes, comenzarán las vistas más bonitas del paseo. En primer lugar os encontraréis con la confluencia del río Deva con el río Quiviesa justo a los pies de la Torre del Infantado.

Confluencia del río Deva y Quiviesa

A escasos metros de la confluencia de ambos ríos, nos encontramos con el Puente de la Cárcel. Se conoce así, debido a que estaba pegado a la casa del alguacil que custodiaba la cárcel que existía en esa zona. 

Puente de la cárcel de Potes

El siguiente puente que os encontraréis es el Puente Nuevo sobre el que pasa la carretera que atraviesa Potes y que para nuestro gusto es el menos bonito de cuantos sortean el río.

Daniel y Hugo en el río con el puente de fondo

Por último, siguiendo el paseo que discurre paralelo al río, os encontraréis de lleno con el Puente Viejo de Potes, también conocido como Puente de San Cayetano. Este puente es el más bonito de los 3 y es llamado así debido a que une los barrios de Fuente la Riega y Tullo a la altura de la pequeña ermita de San Cayetano. Se trata del puente más antiguo de Potes.

Puente antiguo de Potes

Casco antiguo de Potes

Pero lo que más nos gustó de Potes sin ninguna duda fue pasear por su casco antiguo que guarda auténticas postales de ensueño. Callejuelas donde no pasa nadie y otras repletas de flores esperando a ser descubiertas. En este caso, el premio no es el destino sino el camino. Un camino que te sorprende a cada paso que das, a cada esquina que doblas. Un recorrido por el que, sorprendentemente, no nos encontramos prácticamente con gente y pudimos disfrutarlo casi en total soledad.

Comenzamos tomando la Calle Cántabra, una calle angosta y repleta de bares, ideal para tomar un aperitivo mientras le tomas el pulso a la localidad. De ahí, giramos a mano izquierda y enseguida nos introducimos de lleno en el casco antiguo a través de una peculiar calle con un pequeño túnel formado por la estancia de una vivienda.

Comienzo de nuestro recorrido por Potes

Esa calle en forma de túnel es el inicio ideal para lo que venía después. Nada más pasar por el túnel, nos encontramos con un encantador rinconcito compuesto por preciosas casas con muros de piedras y decorada con las omnipresentes flores que adornan muchas de las casas.

Preciosa casa en el casco antiguo de Potes

Desde ahí, simplemente podéis dejaros llevar en este precioso recorrido por Potes, en él descubriréis rinconcitos llenos de encanto esperando a ser fotografiados. En el casco antiguo de Potes no hay calle, lugar o casa que de el «cante». Es sin ninguna duda uno de los pueblos más bonitos en los que os podéis perder.

En nuestro recorrido por Potes te encuentras estas maravillas

Si sois amantes de la fotografía, Potes es un auténtico paraíso. Os recomiendo pasar un rato jugueteando con la cámara y sacar esa vena artística que todos tenemos en nuestro interior.

Arte fotográfico en Potes

¿Bueno qué? No me digáis que no os han dado ganas de coger ahora mismo el coche y perderos por este encantador pueblo de las tierras cántabras. Nosotros no nos lo pensaríamos dos veces y volveríamos para deleitarnos con sus calles, sus gentes, su gastronomía y esos paisajes sacados directamente de un cuento. Y es que por algo estábamos en el corazón de la comarca de Liébana.

Organiza tu escapada a Potes

🏥 Viaje siempre con seguro con Iati Seguros y obtén un 5% de descuento si lo contratas desde este enlace

📚 Obtén más ideas con esta fantástica guía de Cantabria de Lonely Planet

🔝 Inspírate con nuestro viaje a Cantabria en coche durante 9 días

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.