Buscar

Visitando Nara desde Tokio

Ciervos y templos, una conjunción mágica

Comenzábamos nuestro periplo hacia el sur del país. El primer lugar en el que nos detendríamos sería Nara. La razón era clara, en Nara se encuentra uno de los templos budistas más impresionantes de todo Japón. Hablamos de Todai-ji. No obstante, los templos de Nara están catalogados como Patrimonio Mundial de la Humanidad por lo que es una parada casi obligatoria. Además, en Todai-ji existen unos simpáticos animales que te dan la bienvenida al recinto. ¿Queréis saber de qué animales se tratan? Seguid leyendo porque seguro que os gustan.

Como ir de Tokio a Nara

Una vez más, la forma más cómoda para ir de Tokio a Nara es usar el puntual, rápido y limpio sistema ferroviario de Japón. Como ya os comenté en esta entrada, la forma más económica y rápida para moverse por Japón es obtener el Japan Rail Pass. Os recordamos que, si sacáis este abono, todos los transportes que hagáis en la compañía Japan Rail os saldrán gratis (y ya os digo que con esta compañía podéis ir prácticamente a cualquier lugar de Japón).

Tren bala para saber como ir de Tokio a Nikko

Para ir de Tokio a Nara, deberéis tomar el Shinkansen Hikari desde la estación de Tokyo, este tren os dejará en Kioto en algo menos de tres horas. Una vez en Kioto, deberéis tomar el JR Nara Line Rapid que os dejará en la estación de Nara en apenas 45 minutos. Por lo tanto estamos hablando que, el trayecto desde Tokio a Nara os llevará unas cuatro horas en total.

Si no lleváis JRPass, el precio es de 13940 Yenes (unos 109€, Diciembre 2018).

Os recuerdo también que tenéis a vuestra disposición la fantástica web de Hyperdia para planificar vuestras rutas en tren por Japón. Para nosotros es una web IMPRESCINDIBLE.

Qué ver en Nara

Si solo tenéis un día (como nos pasó a nosotros), lo más recomendable es que os centréis en la zona Este de la ciudad ya que es donde podéis encontrar los parques y templos más conocidos de la ciudad nipona. Si llegáis en tren a la ciudad, probablemente lo haréis a la Estación de Nara. Desde aquí, tenéis una media hora andando hasta la zona del templo Todai-ji. Os recomiendo que hagáis el trayecto andando, ya que por el camino disfrutaréis mucho con escenas que solo se pueden ver en Japón, como unos hombres machacando una masa verde (suponemos que para hacer algún pastel) o una mascota de la mano de una persona….

Paseando por Nara ves cosas muy curiosas

Más cosas curiosas en Nara

Puesto que una imagen vale más que mil palabras, os dejamos con nuestro recorrido del día:

Templo de Kōfuku-ji

Fue construido en el año 669, aunque más tarde, en el año 710 se trasladó a su emplazamiento actual. 

Fue adoptado por la poderosa familia Fujiwara como su templo particular. En lugar de estar custodiado por monjes budistas, este templo fue custodiado por monjes guerreros (sohei), a diferencia de los monjes budistas tradicionales, los monjes guerreros estaban armados y luchaban contra todo aquel que osase profanar su templo.

Visitando Kofuku-ji en Nara

El templo consta de dos edificios, uno de ellos es el propio templo en sí (que es el podéis ver en la foto de arriba), y otro, el más característico, es una preciosa pagoda de cinco pisos siempre atenta al devenir de la vida.

Una bonita pagoda en Kofuku-ji

 

Precio y horario de Kōfuku-ji

El precio es de 600 yenes (unos 5€, Enero 2019) por adulto y el horario es de 09:00 a 17:00.

Si queréis ampliar información (en inglés) sobre el templo, os recomiendo que visitéis su web oficial.

Isuien Garden

Se trata de un precioso jardín situado muy cerca de Todai-ji. Muchas veces pasa desapercibido, pero es un lugar ideal para desconectar y respirar aire puro.

Un precioso jardín japonés en Nara

Es muy difícil destacar algo del jardín ya que miréis donde miréis, seguro que encontraréis una foto de postal. Existen varios lagos donde los árboles y nenúfares posados sobre sus aguas harán que vuestra cámara de fotos eche humo.

Isuien Garden es una visita imprescindible

No tenemos duda, os recomendamos que olvidéis los mapas y os perdáis por jardín. Cuando menos te lo esperas, aparece de la nada una casa de té junto a un lago a la que se accede por un estrecho camino, o aparece un pequeño puente como puesto por casualidad. Belleza en estado puro.

Posando en Isuien Garden

Preciosa casa de té en Nara

Precio y horario del jardín Isuien

El precio es de 650 (unos 5.3€, Enero 2019) yenes por adulto, en este precio está incluida la visita a un pequeño museo de arte que hay dentro del jardín.

El horario del parque es de 09:30 a 16:30 con excepción de los martes que permanece cerrado.

Nara Park

Hablamos del parque por excelencia de la ciudad. Seguro que en Instagram, Twitter, Facebook, o en cualquier otra red social, habréis visto en alguna ocasión la foto de alguna persona junto a algún ciervo durante su visita a Japón. Pues bien, este es el parque en donde fue tomada esa foto.

Laura posando con las famosos ciervos de Nara

En la religión sintoísta, los ciervos son considerados como mensajeros de Dios, por lo que no es de extrañar que cerca de 1200 ciervos campen a sus anchas en este parque. Además, han sido designados en Japón como Tesoro Nacional. Son animales muy mansos y los puedes acariciar sin problemas, eso sí, si les das de comer (hay puestos donde venden comida para los ciervos) ten cuidado ya que te verás rodeado de unos cuantos ciervos y pueden pelearse por la comida.

Por si fuera poco… ¡¡también saben leer!! ¿Cómo?¿Que no me creéis? Mirad como devoran libros.

Enseñando a leer a los ciervos jajaja

Tōdai-ji

No arriesgamos demasiado si decimos que la gran mayoría de gente que visita Nara, lo hace para conocer este impresionante templo. El templo fue construido a mediados del siglo VIII debido a una ley del año 741 por la que el emperador Shōmu proponía la construcción de templos a lo largo de todo el país para tratar de frenar los desastres y epidemias que estaban asolando Japón.

Para hacer la entrada correcta al recinto, os recomendamos que comencéis por la puerta Nandaimon. Se trata de una gran puerta de 20 metros de alta fechada en el año 1199. Esta puerta simboliza el paso del mundo mundano al recinto religioso.

Puerta de entrada al recinto de Todaiji

Una vez atravesada la puerta (que por cierto no se encuentra en demasiado buen estado) accedemos la zona en la que antiguamente se encontraban cientos de peregrinos y monjes budistas.

Seguimos avanzando por el camino donde ya vemos al fondo el gran recinto principal de Todai-ji. Por el camino, tendréis a vuestro lado a los simpáticos ciervos que os acompañarán hasta la entrada misma del recinto principal.

Seguimos paseando con los simpáticos ciervos

Tras unos cuantos metros, llegaréis a otra puerta parecido a la de Nandaimon pero mucho mejor conservada.

Puerta mejor conservada en Todaiji

Cruzando esta puerta, entenderás entonces por qué querías visitar Nara. Un tremendo edificio de madera se eleva majestuoso ante nosotros. Es tan grande que posee un récord: es el edificio de madera más grande del mundo.

Impresionante edificio este de Todaiji

La verdad es que nos pareció una auténtica pasada. Sus dimensiones y su belleza te dejarán sin habla. El edificio ha sido reconstruido dos veces en las que sus dimensiones se han visto reducidas en un 33%, así que antiguamente…¡¡todavía era más grande!!

Este es el edificio de madera más grande del mundo

El templo es mundialmente conocido por albergar un buda (Daibutsu), una increíble figura de bronce que representa al buda Vairochana. Esta figura es la más grande del mundo. Es tan grande que un adulto no muy grande podría caber por los agujeros de su nariz.

Impresionante Buda en Todaiji

Es una figura que nos encanta ya que transmite tranquilidad, paz y serenidad, algo a lo que no estamos muy acostumbrados en el día a día.

Una vez visto (y admirado) el buda, pasamos al interior. Dentro del edificio no es que haya nada que llame la atención demasiado, excepto una cosa. En la parte trasera del edificio existe un pilar de madera con un agujero en su base. Dicen que quien consigue pasarlo serán capaces de alcanzar la iluminación. La verdad es que el agujero es bastante estrecho y no me atreví a intentarlo  por miedo a quedarme atrapado. Sin embargo, Laura demostró que para la familia Latitudes no existe lo imposible y lo intentó. Y lo que es más importante….¡¡lo consiguió!!

Laura pasando por un agujero en una viga

Precio y horario de Todai-ji

El precio es de 600 Yenes por persona (unos 5€, Enero 2019).

En cuanto al horario:

  • De Abril a Octubre, de 07:30 a 17:30
  • De Noviembre a Marzo, de 08:00 a 17:00

Nigatsu-dō

Situado al este de Todai-ji, es un recinto religioso compuesto por varios edificios. Aunque oficialmente pertenece a Todai-ji, merece ser nombrado aparte ya que tiene la entidad suficiente para que así sea.

Vista general de Nigatsu-do

Os aconsejo que subáis el edificio principal ya que desde allí tendréis unas bonitas vistas de la ciudad de Nara.

Bonitas vistas de Nara desde Nigatsu-do

Kasuga-taisha

Al sur de Nigatsu-dō, se encuentra un precioso santuario imprescindible en vuestra visita a Nara.

El complejo es conocido por las cientos de linternas, tanto de bronce como de piedra, instaladas.

Mágico lugar en Nara

Es un auténtico remanso de paz en el que desconectar de los cientos de personas que visitan diariamente Todai-ji

Precio y horario del Kasuga-taisha

Abre todos los días a las 06:00 y cierra a las 17:00 en invierno y a las 18:00 en verano.

La entrada al recinto principal cuesta 500 yenes (unos 4€, Enero 2019).

¡¡Hasta pronto Nara!!

Con esta visita, dábamos por concluida nuestra visita a Nara. Bajo nuestro punto de vista, se trata de una ciudad imprescindible para comprender la historia y la religión de Japón. Nuestro siguiente destino era una ciudad en la que la crueldad humana explotó destruyendo una ciudad por completo. Hablamos por supuesto de Hiroshima. 

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.